Guardianes de los árboles

Bajar

¿Alguna vez te has preguntado cómo se gestiona la población de árboles de una ciudad? En West Coast Arborists nos lo cuentan todo.

Nos encontramos en el despacho de Mike Palat, de West Coast Arborists. Mike enseña a un equipo de Taylor los entresijos de la plataforma informática propia que WCA utiliza para operar su negocio. Todos tenemos los ojos puestos en una pantalla instalada en la pared mientras Mike navega por el software de gestión de árboles ArborAccess de WCA, una robusta base de datos que vincula inventarios de árboles muy detallados con el historial de las labores que han llevado a cabo en las ciudades en las que trabajan (unos 400 municipios de California y parte de Arizona). Este sistema documenta la progresión vital de más de 6 millones de árboles, e integra mapeado GPS para hacer un seguimiento de las localizaciones y las tareas de los técnicos arboristas en tiempo real.

Palat, vicepresidente de WCA que lleva 20 años en la empresa, es un arborista de primer nivel con certificación profesional y especialización en servicios públicos y municipales, y se encarga de supervisar las operaciones de WCA en la región suroeste de California, incluido el condado de San Diego. Es una «Arboripedia» ambulante, y está encantado de ilustrarnos a los no iniciados en arboricultura sobre algunas de las muchas consideraciones que intervienen en la planificación y gestión de los bosques urbanos.

Su exposición abarca desde las funciones básicas de un contratista de mantenimiento de árboles en un municipio hasta las razones por las que la experiencia acumulada de WCA ha sido crucial para la iniciativa colaborativa de madera urbana que ha forjado junto con Taylor.

Nuestra delegación incluye a Scott Paul, el experto de la casa en sostenibilidad. Scott conoce bien a Mike y habla con él asiduamente; de hecho, Palat no solo es el contacto principal de Scott en WCA, sino que ambos forman parte de la junta directiva de Tree San Diego, una organización sin ánimo de lucro dedicada a mejorar la calidad de los bosques urbanos de la zona de San Diego. A lo largo de la sesión informativa, Scott le acribilla a preguntas para ir guiando la conversación.

Cómo gestionan las ciudades sus poblaciones de árboles

West Coast Arborists, en cifras

Más de 1100 empleados
Más de 12 localizaciones en California y Arizona
Más de 675 000 árboles podados al año
Más de 46 000 árboles retirados al año
Más de 18 500 árboles plantados al año
Más de 300 000 árboles inventariados al año

Para empezar, Palat repasa las estrategias de los municipios para crear y mantener sus inventarios de árboles urbanos. Según dice, dentro de una misma ciudad pueden existir varias agencias que gestionan diferentes clasificaciones de los árboles que componen la población urbana. En San Diego, por ejemplo, el departamento de calles de la ciudad supervisa el mantenimiento de los árboles callejeros, y el de parques y áreas recreativas se ocupa de los árboles de los parques públicos. En cambio, los que quedan cerca de las líneas eléctricas pueden ser responsabilidad de la sección de gas y electricidad de San Diego. Juntos, todos estos árboles forman el dosel verde de la ciudad y los suburbios. Y, aunque para muchos de nosotros son invisibles a simple vista porque se funden con las calles y los edificios en un paisaje unitario, la realidad es que estos árboles se plantan, documentan y mantienen de manera totalmente planificada.

«Hay un montón de programas de administración de activos urbanos dirigidos a los baches, al alumbrado público, las cajas de válvulas de riego y también los árboles», aclara Palat. «En este sentido, nuestro software es una solución de referencia pensada específicamente para las ciudades, que disponen de sus sistemas y departamentos de información geográfica. A los municipios que tienen contrato con WCA no les cuesta ningún dinero mantener su inventario en esta plataforma dedicada a la gestión de su población de árboles».

En virtud de este tipo de contrato con WCA, la ciudad puede recibir una serie de servicios de gestión y mantenimiento en función de sus propios recursos departamentales.

«En parte, nuestro trabajo es salir a la calle y registrar el inventario de árboles de un municipio», explica Palat. «Las ciudades son propietarias de esa información y pueden almacenarla de diversas formas. Nuestro software ArborAccess se basa en una plataforma web que incluye una aplicación móvil. Así que, en esencia, el servicio por el que cobramos es la recopilación de datos, para la cual enviamos a nuestros arboristas. A partir de ahí, si una institución tiene contrato con WCA, ya no le cobramos nada por el permiso para utilizar el programa».

Si una ciudad firma un contrato de mantenimiento con WCA, ArborAccess permite documentar todo el historial de trabajo. Durante su intervención, Palat abre un mapa de San Diego con integración de GPS que muestra todas las localizaciones en las que actualmente hay equipos de WCA en operación.

«Se pueden ver todos los puntos», señala. «Se trata de datos GPS de nuestros equipos y vehículos en tiempo real: dónde están trabajando, dónde han aparcado, a qué hora han llegado allí, a qué velocidad van… Todo eso queda reflejado en el software».

Independientemente de que sea un municipio o WCA quien administre la documentación del inventario de árboles de la ciudad, en la base de datos se crea y se almacena una lista que incluye recomendaciones de mantenimiento para cada árbol individual.

«Si nuestros equipos están podando árboles y ven algo de lo que haya que informar, actualizan los datos para comunicar a la ciudad que se ha producido una variación en esos árboles», continúa Palat. «Estamos hablando de seres biológicos que van cambiando constantemente, y esta es una buena forma de alertar a un municipio sobre los árboles potencialmente peligrosos».

WCA ejecuta la documentación del estado de los árboles y proporciona esa información a la ciudad, pero en última instancia es el municipio quien tiene que emitir las instrucciones pertinentes. Y, cuando se hace necesario retirar árboles debido a su edad, grado de deterioro, riesgos de seguridad, etcétera, la decisión corresponde enteramente a la ciudad. Scott subraya este aspecto para dejar claro que ni WCA ni Taylor se dedican a buscar árboles que talar.

«No, para nada», corrobora Palat. «Nosotros podemos recomendarles determinadas acciones de acuerdo con nuestras observaciones, pero son ellos quienes deciden qué árboles van para abajo».

En este punto, la charla discurre hacia las dos especies de madera urbana que Taylor obtiene actualmente de WCA, el fresno de Shamel y ahora también la corteza de hierro roja. Para demostrar la utilidad de su sistema, Palat realiza una búsqueda del inventario de estos dos tipos de árboles en la ciudad de El Cajón, sede de Taylor (cliente de WCA).

«En El Cajón hay 54 fresnos de Shamel. Y, si quiero saber dónde están, solo tengo que mapearlos. Si activo las imágenes aéreas y hago clic en un árbol, el programa me dice qué es, muestra sus detalles, indica la última vez que fue podado… También puedo ver recomendaciones de poda de rutina y problemas de mantenimiento; en este caso, no hay ninguno. Sin embargo, por encima del árbol pasa un cable de electricidad y eso es algo de lo que deberíamos informar, porque no es bueno que un fresno de Shamel esté ahí debajo».

Cada árbol en su sitio y un sitio para cada árbol

Este último comentario nos lleva a una expresión que se ha convertido en un mantra para los arboristas de todo el mundo: «cada árbol en su sitio y un sitio para cada árbol». En otras palabras: desde la perspectiva de la planificación, es importante plantar especies de árboles cuyas propiedades sean compatibles con su localización específica y que sirvan para su propósito previsto (dar sombra, mitigar la contaminación acústica, actuar como cortavientos o cualquier otro cometido) sin llegar a ser una posible fuente de problemas. Por ejemplo, algunos árboles no deben estar demasiado cerca de una acera o una calle, ya que las raíces de ciertas especies pueden levantar el pavimento o dañar el sistema de alcantarillado. Otros incluso podrían crecer hasta interferir con las líneas eléctricas. Muchas veces, todo esto requiere un ejercicio de geometría en el que hay que proyectar cómo será el árbol en su madurez y de qué manera llenará el espacio en el que se plantará.

En último término, los árboles «incorrectos» plantados en el lugar equivocado «acaban convirtiéndose en candidatos para la retirada», sentencia Palat. «De hecho, el departamento de gas y electricidad de San Diego tiene todo un programa completo dedicado a la eliminación de esos árboles problemáticos. La ciudad está gastando grandes sumas de dinero para despejar la vegetación de las zonas de líneas eléctricas, y muchas veces acude a una agencia y les dice: “os daremos árboles gratis si nos permitís retirar estos otros”».

Actualmente, los municipios buscan plantar más árboles para reforzar su dosel urbano, así que están mapeando y designando localizaciones vacantes adecuadas para la plantación. Cuando Palat amplía el mapa, aparecen una serie de puntos grises que representan esos lugares.

«En el análisis de posibles plantaciones hay que tener en cuenta cosas como la medida del ancho de una avenida o la presencia de líneas eléctricas por encima de los árboles», apunta. «Todo eso también influye en la toma de decisiones».

La vida media de un árbol urbano es de ocho años.

Palat añade que, según la localización, una de las complicaciones de cultivar un árbol es establecer quién lo regará: «ahora mismo, esa es la gran batalla en el sur de California. Aunque las ciudades estén dispuestas a regalar árboles, nadie quiere hacerse cargo de ellos. Existe el riego por contrato, pero cuesta dinero. O puede ser que un arrendatario diga: “vale, yo me ocupo”, pero luego se va a vivir a otro sitio y la nueva persona que llega no quiere saber nada del asunto. Esta es una de las principales razones por las que la vida media de un árbol urbano es de ocho años».

Palat también cree que se ha extendido una idea muy errónea sobre lo que cuesta regar un árbol.

«Hay gente que cree que estabilizar un árbol joven vale miles de dólares al año», lamenta. «La realidad es que cuesta unos 10 dólares anuales. Los litros de agua que se necesitan se pueden utilizar de forma sostenible para maximizar los recursos».

Afianzar un árbol joven cuesta unos 10 dólares anuales.

Lógicamente, las ciudades tienen que contemplar el impacto a largo plazo de los entornos en los que los árboles viven y crecen a la hora de tomar decisiones de plantación. Y un factor de pronóstico cada vez más importante es el hecho de que los efectos del cambio climático están obligando a las ciudades a repensar la viabilidad de sus poblaciones de árboles de cara a las próximas décadas.

Ante este panorama, WCA ha colaborado con otros reconocidos arboristas de California para compartir información y crear una base de datos de alcance estatal aún más detallada con perfiles de árboles y recomendaciones de plantación. Uno de los participantes en este proyecto es Matt Ritter, profesor del departamento de biología de Cal Poly-San Luis Obispo (la Universidad Politécnica Estatal de California). Matt es escritor y experto en horticultura, y está considerado como una de las principales autoridades mundiales en el estudio del eucalipto. Su base de datos en Internet, llamada SelecTree (https://selectree.calpoly.edu/), es una fantástica fuente de información para la selección de especies apropiadas en California.

«El programa que llevamos a cabo con Matt aportó árboles de los que nadie había oído hablar. La idea es impulsar algunas especies que deberíamos adoptar para obtener buenos resultados en el futuro», defiende Palat.

Para presentar otras funciones de su software y ofrecernos una vista general de un inventario, Palat procede a extraer datos de los árboles de El Cajón. Las estadísticas clasifican las 10 especies más plantadas por porcentajes respecto a la población total de árboles. El mirto crespón está en primer lugar con un 12,7 %, seguido de la palmera pindó con un 12,2 %. Estos datos ayudan a orientar una diversificación saludable de las especies plantadas.

«No es buena idea que una especie acapare más del 10 % de una población de árboles, especialmente aquí en California», advierte Palat. «La diversidad de especies es importante. El tema es que a California llegan nuevas plagas cada 40 días, y una población de árboles con una especie demasiado dominante pasa a ser vulnerable».

La diversidad de edades es otra consideración estadística relevante para evaluar la salud de la población de árboles de una ciudad. Palat hace esta observación mientras se fija en los tamaños de los árboles de El Cajón para calcular una aproximación de su edad.

«Solo hay un 0,55 % de árboles de más de 78 cm de diámetro, y sería bueno promover una mejor distribución de las edades», admite. «Normalmente, cuando los árboles alcanzan ese tamaño, empiezan a estar en el punto de mira para la retirada. A medida que maduran, los árboles experimentan problemas como enfermedades, plagas o descomposición, y también pueden acabar siendo una especie inapropiada para el lugar de plantación».

Una de las causas por las que California se ha convertido en un importante núcleo de diversidad de árboles es su clima mediterráneo (junto con los microclimas que existen desde las zonas costeras hasta los valles del interior y las montañas), que posibilita la adaptación de una gran variedad de especies. Por otro lado, Palat remarca que gran parte de California, especialmente el centro y sur del estado, eran en su momento «lienzos en blanco» con poca población arbórea. Y esa es la razón de que muchas de las especies de la zona no sean nativas. (Para conocer un ejemplo ilustrativo, lee el artículo de Scott Paul en la sección «Sostenibilidad» de este número de Wood&Steel, en el que cuenta la historia del eucalipto en California).

La conversación vuelve a las especies de árboles de ciudad con las que Taylor está trabajando, y Palat aprovecha la ocasión para mostrar la localización de algunos ejemplares de corteza de hierro roja en los alrededores. Nosotros teníamos la idea de hacer algunas fotografías de árboles de corteza de hierro y fresnos de Shamel maduros, así que Palat nos encuentra un par de lugares cercanos: la mediana de una carretera con varios árboles de corteza de hierro grandes y un parque que cuenta con ambas especies.

Without WCA’s data analysis, Taylor wouldn’t be able to commit to using these urban woods on dedicated models.

Scott puntualiza que el software de WCA hizo posible que Taylor se decidiera a utilizar fresno y corteza de hierro en modelos dedicados de nuestra línea.

«La gran pregunta para Taylor, más allá de si la madera tenía las propiedades adecuadas para la construcción de guitarras, era si habría o no suministro a largo plazo y con vistas al futuro», interviene Scott. «La base de datos de WCA nos confirmó que los árboles que nos interesaban están presentes en grandes cantidades en todo el estado, que hoy en día se siguen plantando y que, partiendo de la vida media de estas especies, WCA puede ofrecernos una estimación bastante fiable de los índices de eliminación anuales. Está claro que los números fluctuarán de un año para otro, pero estas conclusiones nos dieron confianza para seguir adelante con nuestros planes. Si no hubiéramos contado con la capacidad de WCA para darnos esa información, en ningún caso habríamos podido comprometernos a usar esas maderas como un material con continuidad en nuestro catálogo».

Desde el inicio de esta asociación de abastecimiento de madera en el 2020, Taylor y WCA no han dejado de invertir en procesos e infraestructuras para mejorar las posibilidades operativas de WCA con la madera procedente de árboles eliminados.

«Ahora, tenemos un mecanismo según el cual, cuando una institución emite una solicitud para retirar un fresno de Shamel, me suena el teléfono y podemos comunicarnos directamente con el equipo encargado de ello», comenta Palat. «Este funcionamiento nos recuerda que debemos ser extremadamente cuidadosos en la retirada, y garantiza que el árbol será transportado a nuestra planta de clasificación en Ontario, California».

En este vídeo, que forma parte de una conversación más larga sobre el abastecimiento de madera urbana, el productor de contenidos de Taylor Jay Parkin charla con nuestro director de sostenibilidad de recursos naturales Scott Paul, el diseñador jefe Andy Powers y el especialista en arboricultura Mike Palat, de West Coast Arborists. Este póker de ases explica qué es un bosque urbano, repasa los factores por los cuales la obtención de madera de ciudad es más cara y complicada de lo que podría parecer, y comenta los motivos que impulsaron a West Coast Arborists a crear la infraestructura necesaria para desarrollar este nuevo modelo de abastecimiento.

Taylor también ha trabajado muy de cerca con WCA para preservar y cortar los troncos de una manera apropiada para la construcción de guitarras.

«Estamos aprendiendo muchísimo de vosotros», enfatiza Palat. «Hemos construido más estructuras de sombra y ya mantenemos la madera húmeda, lo cual no era tan importante para nosotros hasta que empezamos a trabajar con Taylor. Y ahora estamos cortando los troncos con los métodos que nos habéis ayudado a desarrollar».

Si todo va bien, esta infraestructura levantará los cimientos de una economía circular en torno a esta madera, y esperamos que sirva como modelo para la elaboración de otros productos de alta calidad.

Y, con un poco de suerte, tal vez el valor al final del ciclo de vida se convierta en otro aspecto que hay que tener en cuenta junto con todos los demás criterios que contribuirán a determinar qué árboles plantaremos en los entornos urbanos del futuro.

Cata de guitarras con los profesionales

Bajar

Hemos invitado a varios músicos con el oído muy fino a probar nuestras nuevas guitarras de la Serie 500. Y esto es lo que opinan sobre ellas...

El pasado mes de julio, el equipo de relaciones con artistas de Taylor organizó en Republic Studios (una división de Universal Music Group) una serie de sesiones individuales con varios músicos radicados en Los Ángeles para conocer sus primeras impresiones de las nuevas guitarras de corteza de hierro roja.

Queríamos recabar las reacciones espontáneas de cada artista sin condicionarles en modo alguno, así que no les revelamos de antemano ninguna información sobre los modelos, aparte de sus estilos de caja. Todos los participantes eran intérpretes de guitarras Taylor con los que trabajamos actualmente. Por lo tanto, para ser justos, hay que decir que ya sentían cierto cariño por nuestros instrumentos. Les invitamos a tocar la 512ce y la 514ce empezando por el modelo que quisieran, y a continuación les preguntamos qué aspectos, buenos o malos, les habían llamado la atención de estas guitarras.

Estéticamente, a casi todos les encantó el sutil tratamiento edgeburst, especialmente en combinación con el tono ligeramente más oscuro de la tapa de pícea torrefactada, y varios de ellos destacaron los perfiles de falso caparazón de tortuga. Musicalmente, el grupo se dividió de manera bastante equitativa en sus preferencias entre ambos modelos.

Aquí os resumimos algunos de sus comentarios.

Matt Beckley

Guitarrista, compositor, productor, ingeniero de sonido

[Empieza tocando la 512ce.] Es genial. [Pasa a la 514ce.] Esta quiere que le des más fuerte. Vale, ¿de qué va esto? ¿Cómo es que son tan buenas? Suenan articuladas pero equilibradas… Esta tiene una estupenda resonancia y respuesta de graves. No parece una guitarra nueva, y lo digo como algo bueno. La sensación es que no hace falta tocarla mucho para que madure: ya tiene ese carácter tan agradable de la caoba vieja; nuevamente, «vieja» en el buen sentido. 

Yo toco en muchas sesiones de grabación y, a veces, sobre todo con guitarras acústicas, luego tienes que retocar un montón de cosas para que suenen naturales, como si las hubieras ecualizado previamente. Pues bien, a eso me recuerda este sonido: está muy equilibrado desde el primer momento, sin ningún rango de frecuencias rebajado.

Esta guitarra puede ser un todo en uno, porque no solo parece perfecta para grabaciones, sino que también es inspiradora para escribir canciones. Por ejemplo: las guitarras de hombros redondeados clásicas pueden sonar bien en tu sala de estar, pero hay que trabajarlas mucho en el estudio, o no acaban de dar la talla en un escenario… Esta es inspiradora para tocar, así que irá muy bien para componer. Y, escuchada en condiciones de sala, también parece muy válida para sesiones de grabación. Vaya, que yo la usaría prácticamente para todo. Y otra cosa es que puedes atacarla fuerte o pulsarla suavemente con los dedos y responde igual de bien. ¡Es muy divertida de tocar!

La 512ce tiene un volumen increíble para una guitarra de caja pequeña. Y yo soy de los que aporrean el instrumento… Aquí hay algo de compresión pero sin llegar a distorsionar el sonido, porque muchas de las guitarras de caja pequeña que tengo no aguantan que las toque tan fuerte (lo cual no es necesariamente malo, porque me lleva a ajustar mi forma de tocar). También genera mucho contenido de bajas frecuencias, pero realmente controlado y sin emborronar. 

Los instrumentos Taylor tienen unos buenos graves y proyectan muy bien, pero nunca enturbian la mezcla. Y, como productor y músico de directo, lo que busco en una guitarra es que me haga la vida más fácil. 

[Después de averiguar las maderas de estos modelos.] Esta guitarra es fantástica. No me puedo creer que no sea caoba, porque realmente suena a caoba. Esto es algo muy especial y, como defensor del planeta, me alegro de que estéis encontrando formas de contribuir a la conservación del medio ambiente. ¡Habéis dado en el clavo!

Dory Lobel

Músico, compositor, productor y miembro de la banda de directo del programa The Voice durante 10 años

[Examina la 514ce.] Muy buena sensación, magnífico mástil. [Rasguea un acorde.] ¡Vaya! Para empezar, suena muy, muy bien; es realmente sorprendente. Superdulce y equilibrada. No hay prácticamente ni rastro de esa aspereza que casi siempre tienen las acústicas. Muchas veces ocurre que las guitarras acústicas están diseñadas para dar volumen y proyección, de manera que en ocasiones a las notas individuales les falta carácter; no «hablan». Aquí, todas las notas tienen muchísimo tono y suenan muy redondas.

La palabra que me viene a la cabeza es «equilibrio». Este instrumento es extremadamente equilibrado. Yo tengo una relación de amor-odio con las guitarras acústicas. Esto no hay mucha gente que lo diga, pero creo que, en realidad, las acústicas están diseñadas ante todo para generar volumen. Yo siempre las comparo con instrumentos como la mandolina o el banjo, que tienen mucha más personalidad y contenido de medios. Y eso es lo que busco en una acústica: un sonido lo suficientemente interesante como para que baste con tocar una simple nota y dejarla resonar. Por otra parte, la entonación de esta guitarra también es para volverse loco.

Lo curioso es que transmite un carácter de alta fidelidad en todo el rango de frecuencias, pero no a costa de perder dulzura. Me gustan muchas cosas de ella: tiene un aire a esa música acústica tan hermosa y emotiva de Elliott Smith y, al mismo tiempo, recuerda al bluegrass de alta fidelidad de Tony Rice. La clave está en la entonación y la resonancia, en cómo florecen las notas. Ya me imaginaba que sería un instrumento genial porque llevo 20 años tocando guitarras de la Serie 500, pero es que esta es una pasada.

En The Voice uso muchísimo la caja Grand Auditorium; es una de mis favoritas. Creo que todos estaremos de acuerdo en que es un auténtico todoterreno. Hay gente que dice que unas formas de caja son mejores para puntear y otras para rasguear, pero esta, y sé lo que digo, es capaz de cualquier cosa. He tocado guitarras Grand Auditorium con Ryan Adams, con Alison Krauss y Vince Gill… No hay nada que no puedas hacer con ellas, y también son perfectas para grabar. Hay instrumentos que te llevarías a un directo porque son fiables, mientras que para una sesión de estudio recurrirías a otros. En cambio, esta guitarra cumple con creces en ambas situaciones. Es verdaderamente preciosa… y la mejor prueba de ello es que no quiero dejar de tocarla.

Jaco Caraco

Guitarrista de estudio y directo, integrante de la banda del programa The Kelly Clarkson Show

[Empieza tocando la 512ce.] Suena genial. Qué pasada… Mi primera impresión es que el sustain se queda resonando. Creo que no había escuchado algo así hasta ahora. La sensación y el sonido son increíbles. El tono es bonito; suena a madera, y eso me encanta en una guitarra acústica. La afinación es perfecta. ¡Es una gozada!

Los medios son muy agradables, nada ásperos. Suena igual de fabulosa con fingerpicking como rasgueando acordes.

[Toca la 514ce.] Obviamente, esta caja es más grande y genera más graves, algo cercano a una J-200. Ahora que he escuchado y sentido el tacto de las dos guitarras, diría que para rasguear me quedaría con esta. Tiene un tintineo muy atractivo; es realmente impresionante.

Una guitarra increíble, muy bien equilibrada. Y los graves resuenan en tu cuerpo, lo cual es una sensación fantástica.

La guitarra clásica con la que yo me metería en un estudio sería una Gibson antigua, pero también me encantaría grabar con esta y estoy seguro de que nadie notaría la diferencia excepto por el sustain y la entonación.

Horace Bray

Guitarrista de estudio y directo, cantante y productor

[Toca la 512ce.] Impacto inicial: suena de maravilla. Lo primero que destacaría es que es realmente consistente en todo el mástil. Por mucho que me gusten las guitarras, me encanta cuando parecen un piano en el que todo está equilibrado de arriba abajo. Y, en este caso, eso salta a la vista al instante. Claramente, en los medios hay algo diferente a lo que escucho con mi modelo con tapa de pícea y fondo y aros de caoba. Casi parece que tenga una compresión natural, lo cual probablemente contribuye a la sensación de uniformidad en toda la guitarra. Y no suena débil: las notas más suaves salen con mucha personalidad; por eso me estoy recreando en ellas… Con esta guitarra, el ataque es más inmediato.

[Toca la 514ce.] ¡Vaya! Esta es algo más percusiva. Parece como que reacciona un poco más a los ataques de púa. Me da ganas de arrancarme a rasguear… Creo que aquí me gusta más el ataque de la púa, pero la compresión natural de la otra guitarra me invita más a tocar líneas melódicas. Yo quizá tiraría por el bluegrass con ese modelo, y con este iría más al rasgueo y a dejar que las notas resuenen.

También me parece que estas dos guitarras se complementarían muy bien en un entorno de estudio: sus distintos ataques darían lugar a una mezcla estupenda.

Taylor Gamble

(Ari Lennox) Guitarrista de estudio y directo (gospel-rock, R&B, guitarra acústica y clásica)

[Toca la 512ce.] La tensión de las cuerdas es muy agradecida. Mira cómo responde al vibrato… La acción es perfecta. Tiene la calidez del palosanto, que a mí me gusta por lo versátil que es para pasar de un género a otro.

El sonido es majestuoso… Me encantaría escuchar esta guitarra con microfonía y amplificación al mismo tiempo, porque es muy robusta. Al tocarla con suavidad se aprecia perfectamente el tono general, y el sustain es espléndido. Las notas mantienen toda la presencia, no te da la sensación de que estén perdiendo cuerpo mientras resuenan. Y, al rasguear, el ataque tiene toda la definición que necesito…

Podría tocar un repertorio acústico completo solo con esta guitarra, desde temas de fingerpicking hasta acordes rítmicos. Yo utilizo algunos pedales con mis guitarras acústicas porque me gusta mezclar el sonido eléctrico y acústico aunque solo esté rasgueando acordes. En muchas situaciones, esa dimensión extra que le puedes sacar a un instrumento acústico es la guinda del pastel. Sin ninguna duda, me llevaría esta guitarra a una actuación acústica y también para cualquier otra clase de concierto en directo. Por ejemplo, si estuviera acompañando a un artista, sacaría este cañón y le pondría un micro, sin más. Ni siquiera haría falta amplificarla para que sonara bien. Y también la usaría para grabaciones. Es más, es el tipo de instrumento con el que grabaría la guitarra y mi voz al mismo tiempo.

Esta guitarra me permite escuchar todo lo que necesito cuando toco en acústico. Los graves están muy presentes pero sin tapar a los agudos, y también hay más medios de lo habitual. Sin embargo, por mi forma de tocar, suelo rasguear con mucho feeling, así que no puedo prescindir de esos graves. Los acordes tienen que ser exuberantes, con resonancia, con sustain. Así es como me gusta tocar; le doy mucha importancia al tono.

Janet Robin

Cantautora, guitarrista, integrante de The String Revolution

[Toca la 514ce.] El mástil es comodísimo, como siempre. La acción es genial. Yo toco con un estilo más bien percusivo… La respuesta es muy buena, sobre todo teniendo en cuenta que no es una dreadnought. ¡Difícil de superar! El tono me parece agradable y uniforme, muy equilibrado. [Rasguea con más suavidad.] Qué sustain tan bonito. Tengo otra Taylor de pícea y palosanto (una dreadnought Dan Crary Signature), y la verdad es que el tono es distinto. Este es muy aterciopelado, con unos graves, medios y agudos muy coherentes. De hecho, yo diría que se inclina un poco más hacia los medios, aunque, por supuesto, eso también depende del tipo de cuerdas que utilices.

Creo que es el tipo de guitarra que vale para todo: puedes tocar percutiendo, como estoy haciendo ahora, pero también más a lo fingerstyle [toca con los dedos]. Una delicia. Y ahí está otra vez ese sustain tan sedoso. Sí, es un instrumento perfecto para tocar fingerstyle o rasguear acordes; ideal para un cantautor e incluso para un guitarrista que toque en solitario. Por otro lado, ese toque extra de presencia de medios también iría muy bien para destacar en un contexto de banda. [Sigue tocando] Magnífica dinámica.

Powers Trio

Bajar

Andy Powers asume el reto de liderar la próxima generación de innovación en Taylor como diseñador jefe, presidente y director ejecutivo

Hemos tenido que encargar nuevas tarjetas de visita para Andy Powers. El pasado 31 de mayo anunciamos el nombramiento de Andy como presidente y director ejecutivo de Taylor. Los que conocemos a Andy sabemos que no da importancia a los títulos. Sin embargo, sí esperábamos que quisiera que en su tarjeta apareciera por encima de todo su función como diseñador de guitarras para subrayar la continuidad del foco de Taylor en la construcción de instrumentos que cautiven e inspiren a los músicos.

Bob Taylor y Kurt Listug, cofundadores de la empresa y ahora expresidente y exdirector ejecutivo respectivamente, comunicaron la noticia a los empleados-propietarios de Taylor en un vídeo pregrabado con Andy que se emitió un día antes del anuncio público. Bob y Kurt, orgullosos y entusiasmados con el relevo, también explicaron que continuarán en la empresa como asesores sénior y copresidentes de la junta de Taylor Guitars, creada como parte del plan de transferencia del 100 % de la propiedad de la compañía a los trabajadores.

La primicia se desveló pocos días antes de la feria NAMM de Anaheim (California), que celebraba una edición especialmente significativa con su esperado regreso después de la pausa obligada por la COVID.

La semana siguiente, en el campus de Taylor en El Cajón, organizamos nuestro habitual evento de mitad de año con todos los empleados y ahora también propietarios de la empresa. Allí, Andy tuvo la oportunidad de hablar con ellos en persona sobre su nuevo rol y el camino a seguir de Taylor como fabricante de guitarras. Y, para ir caldeando el ambiente previo a la parte más institucional, sonaron unas cuantas canciones.

Jason Mraz, amigo de Andy desde hace mucho tiempo, subió al escenario para tocar varios temas acompañado a la guitarra por el propio Andy.

En ese momento se cerraba el círculo, ya que la actuación de Mraz en el escenario de Taylor en la NAMM del 2010, con el mismo compinche musical, supuso el encuentro que unió los destinos de Andy y Bob Taylor. A partir de ese día, se sucedieron las conversaciones. Bob hizo su propuesta. Andy entró en Taylor en enero del 2011. Y el resto es historia; una historia que seguirá desenvolviéndose con Andy formalmente en la cabina de mando.

Transición fluida

Teniendo en cuenta el curso de los acontecimientos en Taylor durante los últimos años, las nuevas responsabilidades de Andy no han sido una gran sorpresa para la gente de la casa. Más bien parecen una continuación lógica del plan de sucesión que Bob y Kurt habían puesto en marcha. En el 2019, Andy pasó a ser socio propietario de la compañía. Era una prueba no solo de la confianza que Bob y Kurt tenían en él, sino también de su deseo de mantener el diseño de guitarras en el eje central de Taylor a largo plazo.

«Andy tiene la visión y el talento para llevar hacia adelante la construcción de guitarras en Taylor. Es una figura clave para el futuro de la compañía».

Bob Taylor

Ese compromiso quedó reforzado cuando en el 2021 la compañía anunció la transición del 100 % de la propiedad a los empleados, un movimiento que Bob, Kurt y Andy consideraron como la mejor solución para preservar la cultura de creatividad e innovación que siempre ha impulsado el crecimiento y el éxito de Taylor. El enfoque como luthier de Andy, sus diseños centrados en los músicos, su juicioso liderazgo en Taylor y su implicación profesional en la empresa fueron factores de mucho peso en esa decisión, y dieron a Bob y Kurt la seguridad necesaria para elegir ese rumbo.

«Andy tiene la visión y el talento para llevar hacia adelante la construcción de guitarras en Taylor», afirma Bob. «Es una figura clave para el futuro de la compañía».

Lecciones con Kurt

Si bien la cesión de la antorcha de Bob a Andy era un paso evidente desde el principio, el traspaso de las responsabilidades de Kurt no formaba parte del plan inicial. Pero, según Kurt, Andy demostró inmediatamente tanto el interés como la aptitud para el lado comercial de las operaciones de Taylor, y entendió cómo deben encajar todas las piezas para mantener a una empresa en buena forma.

«Desde que llegó en el 2011, Andy ha estado trabajando de cerca con todos los departamentos que yo dirigía (ventas, marketing, finanzas, recursos humanos…) y conoce profundamente su funcionamiento», afirmaba Kurt durante el anuncio a los empleados-propietarios de Taylor.

En los últimos años, Kurt ha pasado mucho tiempo orientando a Andy, discutiendo presupuestos, revisando las cuentas financieras y hablando sobre la filosofía de gestión empresarial que ha guiado sus decisiones a lo largo de la historia de Taylor. Kurt comenta que vio claro que Andy era la persona adecuada para ocupar el cargo de director ejecutivo cuando en el 2020 estaban preparando el terreno para la transición a la nueva estructura de propiedad de la empresa.

También señala que ahora es más factible que una misma persona coordine tanto la construcción de guitarras como la parte comercial de la compañía, porque Taylor ya está totalmente establecida y cuenta con un equipo ejecutivo robusto y experimentado que apoyará a Andy con el conocimiento acumulado durante décadas.

«Si Bob o yo hubiéramos estado solos, jamás habríamos podido crear y consolidar la empresa», reflexiona. «Cuando empezamos, él tenía 19 años y yo 21. Nuestra experiencia era cero. Cada uno se concentró en las cosas que le interesaban y, a fuerza de trabajar en ellas, acabamos controlándolas. Hoy en día, la compañía es muy diferente».

Y Andy es el beneficiario directo de todo lo que Bob y Kurt han aprendido. «Ha sido muy divertido trabajar con Kurt viendo las cosas desde un punto de vista y luego contemplarlas desde otro ángulo junto a Bob», dice Andy. «Para mí, poder colaborar con ambos y apreciar sus distintas perspectivas ha sido una suerte enorme».

Adoptar el cambio para que nada cambie

Para complementar el comunicado público del nuevo cargo de Andy, grabamos una edición especial de nuestro programa de vídeo en streaming Taylor Primetime, presentado por el productor de contenidos de Taylor Jay Parkin. Bob, Kurt y Andy, los invitados especiales, argumentaron por qué esta estrategia es positiva para la empresa y para todas las personas que participan de ella. Jay le preguntó a Andy cómo cree que cambiará su papel en Taylor.

«Tengo la gran suerte de poder contar con unos profesionales increíbles que me acompañan en todas las tareas».

Andy Powers

«Sinceramente, nada cambiará mucho», aclara Andy. «En muchos sentidos, será lo de siempre… La verdad es que, gracias al fantástico grupo que tenemos en Taylor, podré dedicar la mayor parte de mi tiempo a trabajar en las guitarras. Bob sentó las bases de nuestros equipos de producción, desarrollo de productos, construcción, mantenimiento de máquinas y abastecimiento de madera, y Kurt dio forma a los departamentos de ventas, marketing, finanzas y recursos humanos. Por mi parte, tengo la gran suerte de poder contar con unos profesionales increíbles que me acompañan en todas las tareas. Tenemos veteranos de la industria y personas que juegan en primera división en sus especialidades, de manera que todo lo necesario para que un negocio siga rodando ya funciona con total fluidez. Que nadie me malinterprete: eso supone un trabajo titánico todos los días. Pero las personas con las que lo llevamos a cabo son tan competentes y buenas en lo que hacen que da gusto entregarse a cualquier esfuerzo».

Puede ser que las funciones de Andy no cambien de manera drástica, pero Bob, Kurt y él mismo coinciden en que, al más puro estilo Taylor, nuestras guitarras deben seguir evolucionando. En este sentido, Bob comparte con Andy una perla de sabiduría que ha adquirido con los años.

«Cada vez que le he hecho algo nuevo a una guitarra, la gente se ha preguntado si cambiaría. En realidad, lo que se están preguntando es si va a empeorar. Me ha pasado un millón de veces… Así que no tengas miedo de cambiar cosas, Andy. Hazlas mejores».

Andy entiende que, ahora, sus responsabilidades también incluyen la dirección de la empresa hacia una senda en la que el negocio en general sea mejor. Pero, para él, la gran pregunta es: ¿mejor para quién?

«Nosotros pensamos en los músicos a los que servimos, los proveedores a los que compramos materiales, los profesionales que venden nuestras guitarras y nuestros empleados. Así que, cuando cambiamos algo para mejor, los beneficiados son todos ellos».

  • 2022 Edición 3 /
  • Lessons: Técnica de contrapúa, el acorde menor 11.ª y movimiento de tríadas

Guitar Lessons

Lessons: Técnica de contrapúa, el acorde menor 11.ª y movimiento de tríadas

Bajar

El fenómeno de la guitarra de R&B Kerry «2 Smooth» Marshall está de vuelta con nuevos consejos para aventurarte en este estilo con una acústica

Llegó la hora de asistir a tres nuevas lecciones de guitarra con el músico de estudio, educador musical y virtuoso del R&B Kerry «2 Smooth» Marshall.

Kerry vuelca más de 20 años de experiencia en el mundo de la música en sus populares vídeos didácticos en Internet y en su escuela de guitarra digital Kerry’s Kamp. Este artista tiene casi 135 000 suscriptores en YouTube y publica vídeos de lecciones cada semana, así que es una fuente constante de inspiración musical para los guitarristas interesados en las técnicas del R&B, el gospel y el neo-soul. Como músico de estudio, Kerry ha tocado y grabado con artistas de primera como Tori Kelly, Jason Derulo, Chrisette Michele o Ledisi.

Técnica de contrapúa

Para empezar, Kerry propone una clase para principiantes en la que muestra una sencilla técnica de ataque a contrapúa que añadirá un sutil acento rítmico a tus interpretaciones. Observa cómo ilustra este fácil recurso para darle un toque de R&B a tu sonido.

El acorde menor 11.ª

A continuación, Kerry explora un sonido que tiene bastante protagonismo en la guitarra de R&B pero que también se puede adaptar a otros estilos: el acorde menor con la 11.ª por arriba. En este vídeo, Kerry te enseña a sacar partido al acorde menor 11.ª como una elegante variación del acorde menor 7.ª más habitual.

Movimiento de tríadas

Por último, Kerry entra a fondo con una clase de nivel avanzado enfocada en el movimiento de tríadas, otra técnica que puede ayudarte a animar tu forma de tocar con un seductor aire a R&B.

¿Quieres ver más lecciones de guitarra acústica de R&B con Kerry «2 Smooth» Marshall? Pásate por su canal de YouTube y suscríbete a sus vídeos didácticos semanales.

Muestra de guitarras personalizadas, capítulo II

Bajar

Descubre más guitarras increíbles de nuestro programa de instrumentos personalizados con maderas de calidad suprema y detalles estéticos arrebatadores

En el último número de Wood&Steel presentábamos un grupo de majestuosas guitarras Taylor diseñadas y construidas a medida para un evento exclusivo orientado a distribuidores. El acto se organizó el pasado mes de junio coincidiendo con el retorno tras la pandemia de la feria NAMM de Anaheim, California. Estos instrumentos se producen en ediciones muy limitadas y representan la máxima excelencia de la artesanía y la creatividad estética de Taylor. Muchas de estas guitarras personalizadas utilizan maderas de calidad excepcional, que aportan una riqueza musical análoga al deslumbrante atractivo visual de sus complementos y acabados.

Para que puedas apreciar los detalles de estas guitarras en todo su esplendor, hemos creado una experiencia de galería ampliada en la página web de Taylor. Además, en https://customs.taylorguitars.com puedes explorar la colección en constante crecimiento de instrumentos Taylor personalizados. Allí encontrarás fotografías espectaculares e informaciones como las especificaciones completas de cada modelo y los distribuidores que los han encargado.

Y, si sientes un flechazo con alguna de estas guitarras, ponte en contacto con nuestro equipo de atención al cliente y te ayudaremos a encontrarla.

Grand Concert 12-Fret Custom (n.º 7)

Fondo y aros: nogal
Tapa: nogal
Complementos: perfiles de palosangre en la caja, roseta de anillo sencillo con motivo Roman Leaf en arce y palosangre, incrustaciones clásicas de la Serie 900 en arce y palosangre en el diapasón, acabado brillante con tratamiento shaded edgeburst de tono chocolate

Grand Auditorium Custom (n.º 36)

Fondo y aros: arce de hoja grande
Tapa: pícea de Sitka
Complementos: apoyabrazos y perfiles de arce flameado, roseta de anillo sencillo en arce y koa, incrustaciones con motivo Art Deco en arce y koa en el diapasón, acabado Koi Blue brillante con cuña natural en el fondo

Grand Symphony Custom (n.º 16)

Fondo y aros: palosanto de la India
Tapa: pícea de Lutz
Complementos: perfiles de palosangre, roseta de anillo sencillo en arce y palosangre, incrustaciones con motivo Bouquet en arce y palosangre en el clavijero y el diapasón, clavijas del puente de hueso teñido con puntos de ópalo rojo australiano, bordes de la caja oblicuos, acabado Silent Satin con tratamiento Wild Honey Burst en la tapa y Kona Edgeburst en el fondo y los aros

Grand Symphony Custom (n.º 18)

Fondo y aros: arce de hoja grande
Tapa: pícea de Sitka
Complementos: perfiles de cocobolo en la caja, roseta de anillo sencillo de paua, incrustaciones con motivo Spring Vine en paua en el clavijero y el diapasón, clavijas del puente de hueso teñido con puntos de ópalo verde australiano, clavijas de afinación Gotoh 510 en oro viejo, acabado Amber brillante con tratamiento de tono envejecido en la tapa

Grand Symphony Custom (n.º 28)

Fondo y aros: caoba neotropical
Tapa: pícea de Sitka
Complementos: perfiles de ébano de África Occidental, roseta de anillo sencillo de paua, incrustaciones con motivo Nouveau en paua y madreperla en el diapasón, el clavijero y el puente; clavijas de afinación Gotoh 510 en oro viejo, acabado brillante con tratamiento transparente en color negro

T5z Custom (n.º 19)

Caja: sapele
Tapa: arce de hoja grande ondulado
Complementos: perfiles de color negro con recorte de la tapa en abulón verde, incrustaciones con motivo Byzantine en abulón verde en el clavijero y el diapasón, clavijas del puente de hueso teñido con puntos de ópalo verde australiano, acabado brillante con tratamiento Supernova Edgeburst

Grand Auditorium Custom (n.º 27)

Fondo y aros: palosanto de la India
Tapa: secuoya roja
Complementos: perfiles y apoyabrazos de palosangre, roseta de anillo sencillo de paua, incrustaciones con motivo Leaf en paua en el diapasón, clavijas del puente de hueso teñido con puntos de ópalo rojo australiano, acabado Silent Satin con tratamiento oscurecido en la tapa

Custom Grand Symphony (n.º 28)

Fondo y aros: acacia negra veteada
Tapa: pícea europea
Complementos: perfiles y apoyabrazos de palosangre, roseta de anillo sencillo de palosangre, incrustaciones con motivo Running Horses en arce y koa en el diapasón, clavijas de afinación Gotoh 510

  • 2022 Edición 3 /
  • En faena: conceptos básicos del cuidado de la guitarra con Rob Magargal

En faena: conceptos básicos del cuidado de la guitarra con Rob Magargal

Bajar

El responsable de la red de servicio de Taylor identifica las herramientas esenciales para el mantenimiento de la guitarra, y explica cómo cambiar las cuerdas y controlar la humedad adecuadamente.

Las guitarras acústicas son sistemas complejos de componentes interrelacionados. Cuanto más las tocamos, mejor les sienta el mantenimiento de rutina. Y, dado que las guitarras están hechas de madera, también están sujetas a las condiciones ambientales del lugar en el que las guardamos. Un buen conocimiento de los fundamentos del cuidado de la guitarra te ayudará mucho a mantener tu instrumento en plena forma. Cuando domines técnicas como el cambio de cuerdas y el control de la humedad, no tendrás ninguna dificultad para velar por tu guitarra de la mejor manera.

Rob Magargal, responsable de la red de servicio de Taylor, ha dedicado muchos años a la puesta a punto de guitarras de todas las formas y tamaños para sacarles lo mejor en términos de sonido y rendimiento, tanto en los bancos de trabajo de nuestra fábrica como allá en el mundo exterior. En estos vídeos, Rob enumera los utensilios esenciales que no pueden faltar en tu caja de herramientas para el cuidado del instrumento, esboza el ABC de la gestión de la humedad y demuestra las técnicas de cambio de cuerdas más apropiadas para prácticamente todos los tipos de guitarra acústica.

Herramientas esenciales para el cuidado de la guitarra

Aquí, Rob identifica las herramientas básicas para las rutinas habituales de mantenimiento de la guitarra, como el cambio de cuerdas.

Cambio de cuerdas: guitarras acústicas de 6 cuerdas de acero

En este vídeo, Rob repasa la operación imprescindible que todo músico debe saberse de memoria: cómo cambiar las cuerdas correctamente. Ten en cuenta que este fragmento trata específicamente de las guitarras acústicas de 6 cuerdas de acero.

Cambio de cuerdas: guitarras acústicas de cuerdas de nylon

Si alguna vez has tocado un modelo con cuerdas de nylon como la Taylor 312ce-N, la Academy 12e-N, la 812ce-N o una guitarra clásica de toda la vida, probablemente habrás notado que la sujeción de las cuerdas al puente y al clavijero es distinta a la de los instrumentos con cuerdas de acero. En este caso, Rob comenta el procedimiento para colocar un nuevo juego de cuerdas de nylon. Recuerda que las guitarras de cuerdas de nylon nunca deben encordarse con cuerdas de acero, ya que la tensión adicional dañaría al instrumento.

Cambio de cuerdas: guitarras acústicas de 12 cuerdas

El cambio de juego en una guitarra de 12 cuerdas puede parecer intimidante, ya que supone el doble de trabajo que en las guitarras de 6 cuerdas. Que no cunda el pánico: tal como aclara Rob, el proceso es bastante parecido.

Cambio de cuerdas: guitarras con pala ranurada

Los modelos con pala ranurada, como nuestras guitarras Grand Concert 12-fret, combinan los métodos utilizados para los instrumentos de cuerdas de acero estándar y los de cuerdas de nylon. En esta ocasión, Rob te enseña a cambiarle las cuerdas a tu guitarra con pala ranurada.

Cuidado de la guitarra: gestión de la humedad

La humedad relativa es uno de los factores más importantes que hay que tener en cuenta para garantizar la buena salud de tu guitarra. La madera es muy sensible a los cambios en el clima, y un grado de humedad excesivo o insuficiente en torno a una guitarra acústica puede provocar problemas de sonido y rendimiento. Por suerte, el mantenimiento de los niveles de humedad recomendados alrededor de tu instrumento no tiene ningún secreto. Rob te explica los conceptos básicos en este vídeo.

Koa-RESTORATION-LEAD

Sembramos el futuro de la koa

Bajar

En colaboración con Pacific Rim Tonewoods y otros socios de peso en Hawái, estamos impulsando el desarrollo de modelos sostenibles para la reforestación de koa y el cultivo de madera destinada a la construcción de instrumentos musicales para las generaciones futuras.

Scott Paul, director de sostenibilidad de recursos naturales de Taylor, comentaba en números anteriores de Wood&Steel los avances de los proyectos de restauración de bosques de koa que hemos emprendido en Hawái junto con Pacific Rim Tonewoods, nuestro socio proveedor desde mucho tiempo atrás. Para acompañar el lanzamiento de nuestra Serie 700 de koa, hemos querido compartir una nueva mirada a las diversas facetas de nuestro trabajo de gestión forestal en Hawái, como la selección de semillas, la investigación genética o el cultivo de árboles para el futuro.

Si tienes una filia especial por la koa, probablemente ya sabrás que esta madera crece exclusivamente en las islas de Hawái. Sin embargo, es posible que no conozcas con detalle el estado actual de la koa en términos ecológicos. Debido en parte a su localización en una isla remota, mucha gente se pregunta si la koa está en peligro de extinción. Bien, no es el caso. Lo que sí es cierto es que, con el tiempo, el hábitat de la koa en Hawái ha ido cambiando. Esta transformación ha provocado una caída gradual de la salud de los bosques nativos en algunas zonas, y la regeneración de la koa se ha visto afectada por diversas circunstancias.

Antes de que los polinesios se asentaran en las islas hawaianas alrededor del año 1200, la koa crecía en diferentes hábitats y elevaciones casi hasta el nivel del mar. Se trata del árbol nativo más grande de Hawái: en condiciones saludables, crece a un rápido ritmo de aproximadamente metro y medio al año durante los primeros cinco años. Los hawaianos utilizaron ampliamente la madera de koa como recurso para múltiples usos, pero especialmente para la construcción de canoas. En 1778 tocó tierra el capitán James Cook, explorador naval británico. Su llegada precipitó una ola sostenida de contactos con Occidente que generó un nuevo interés por la koa como material para la fabricación de muebles y otros productos. Por aquella época, los bosques nativos de koa aún se extendían hasta una altitud de solo 600 metros.

Tras la introducción del ganado en 1793 por parte de otro explorador británico, el capitán George Vancouver (que obsequió al rey Kamehameha con seis vacas y un toro), el ecosistema de la isla de Hawái comenzó a cambiar. Se despejaron bosques para crear ranchos, y una creciente población de ganado salvaje empezó a alimentarse de brotes jóvenes de koa, lo cual sofocaba la regeneración natural de los árboles.

Por otro lado, durante la primera mitad del siglo XIX se promovió un proceso de conversión agrícola para la producción de azúcar y piña a gran escala que consumió algunos de los bosques de koa situados a menor altitud. Con el tiempo, una combinación de factores tales como el crecimiento de la población de Hawái, la explotación de parcelas privadas y la introducción de plantas, animales, insectos y microorganismos no autóctonos (incluidas especies invasoras) redujo aún más la propagación natural de la koa.

Hoy en día, todavía existen grandes extensiones de bosques de koa en Hawái, pero la mayoría de ellas se encuentran en tierras privadas o protegidas por encima de los 1200 metros. Y gran parte de esas zonas forestales está en decadencia, ya que la regeneración se ve seriamente amenazada por la presencia de ovejas, cerdos y ganado en estado salvaje; plantas invasoras como la aulaga, el jengibre kahili y la guayaba fresa; varias especies de hierba que se introdujeron para el pastoreo de ganado pero que también avivaron la propagación de incendios en áreas forestales, y un hongo transmitido por el suelo comúnmente conocido como fusarium que ha destruido muchos árboles de koa en tierras de poca altitud.

Por todo ello, la restauración de bosques nativos para darle la vuelta a esta situación ha requerido un esfuerzo coordinado en las islas. Actualmente, se está desarrollando un importante conjunto de investigaciones e iniciativas con el doble objetivo de mejorar la ecología de las zonas forestales existentes y recuperar bosques nativos convertidos en pastizales devolviéndolos a su estado original.

La koa y las guitarras

El historial de Taylor en el uso de la koa para la construcción de guitarras se remonta a más de 40 años. Pacific Rim Tonewoods lleva unos 30 años en el negocio del suministro de koa, y ha cortado las piezas que Taylor ha ido comprando durante gran parte de ese tiempo.

La madera de koa estuvo ampliamente disponible hasta hace unos 20 años. Ese fue el momento en el que Hawái dejó de despejar tierras para uso agrícola, lo cual redujo la cantidad de koa que llegaba al resto de los Estados Unidos. A partir de entonces, el suministro empezó a provenir principalmente (y de forma muy poco predecible) de madera rescatada. Hace unos siete años, en el 2015, la adquisición de koa para la construcción de guitarras se puso extremadamente difícil. En aquel contexto, Bob Taylor y Steve McMinn, de Pacific Rim Tonewoods, empezaron a investigar más a fondo para comprender mejor las perspectivas de abastecimiento en los años venideros. Se informaron sobre las leyes de protección contra la cosecha de koa en zonas públicas y privadas de Hawái, y se reunieron con grandes terratenientes para analizar sus necesidades de gestión de tierras y sus objetivos de conservación de cara al futuro.

En este vídeo, Steve McMinn y otros colaboradores hablan sobre los objetivos de Siglo Tonewoods y comentan nuestras iniciativas de restauración de bosques de koa en Hawái.

Las prospecciones culminaron en el establecimiento de una asociación formal entre Taylor Guitars y Pacific Rim Tonewoods. Hasta hace poco, esa empresa conjunta se llamó Paniolo Tonewoods, pero el nombre cambió recientemente a Siglo Tonewoods. La palabra «Paniolo» era una referencia a los vaqueros mexicanos que llegaron inicialmente a Hawái para enseñar a cuidar los ranchos a los hawaianos… y, de paso, trajeron sus guitarras y su música con ellos. Por su parte, el término español «Siglo» quiere aludir a la visión a largo plazo de la compañía.

La misión de Siglo es proporcionar y cultivar madera hawaiana para el futuro (a 100 años vista, y más) y crear un suministro duradero para la construcción de instrumentos musicales. Parte de ese compromiso se basa en la contribución a los actuales trabajos de restauración forestal sobre la base de proyectos gestionados a través de contratos con propietarios de tierras en Hawái. Esto incluye el desarrollo de varios programas de arboricultura orientados a la mejora de la resistencia al marchitamiento y del cultivo de huertos de semillas.

Contratos de gestión

Tal como explicaba Scott Paul en un antiguo artículo de Wood&SteelArmonía a tres voces», publicado en el número 97, edición 2 de 2020), Siglo, por entonces Paniolo, adoptó un innovador enfoque de contratos de gestión implementado en primera instancia por el Servicio Forestal de los Estados Unidos y la organización The Nature Conservancy, que asumieron los importantes costes asociados a la restauración forestal. En lugar de pagarle a un terrateniente por los troncos o por los derechos de cosecha, Siglo tendría permiso para cortar un número determinado de árboles de koa en una zona de bosque comprometida y, a cambio, invertiría exactamente el valor económico de esa madera en proyectos de restauración forestal en esas tierras.

Casos prácticos

Uno de los primeros proyectos de Siglo, que ayudó a la empresa a demostrar sus capacidades únicas y sus intenciones éticas en Hawái, fue una colaboración establecida en el 2015 con el Haleakala Ranch de Maui. En 1985 se habían plantado dos extensiones de koa en el marco de un programa llamado «Un millón de árboles de Aloha» e iniciado por Jean Ariyoshi, la esposa del entonces gobernador de Hawái George Ariyoshi. Por desgracia, aquellos árboles de 30 años estaban sufriendo problemas que habían afectado a su crecimiento, y empezaban a mostrar signos de pudrición del corazón que solo podían ir a peor. En general, los compradores rechazaban estos árboles de koa «jóvenes» (no procedentes de bosques naturales) y especialmente los ejemplares vulnerables. Pero Siglo, y más tarde también Taylor, aceptó trabajar con esa madera. Taylor tuvo que tomar ciertas medidas para poder construir guitarras con ella, pero acabó utilizándola en decenas de miles de unidades. Era la prueba de que la koa joven también podía servir para crear instrumentos musicales de alta calidad. A su vez, las ganancias de la venta de la madera permitieron al Haleakala Ranch ampliar el alcance de sus programas de restauración forestal a las tierras vecinas.

Otro proyecto de aquella primera etapa, lanzado en el 2017, fue un contrato de gestión de conservación de unas 650 hectáreas del bosque de Honaunau por un período de cinco años. Esta zona de la isla de Hawái era propiedad de Kamehameha Schools, el terrateniente más grande del estado. Aunque ya se había establecido un procedimiento para restaurar el bosque, allí no se cosechaban árboles desde los años 90, lo cual significaba que no había un flujo de ingresos capaz de financiar las acciones necesarias. Gracias a este contrato, Siglo tuvo la oportunidad de cosechar un volumen de árboles de koa que generó unos beneficios de 1,6 millones de dólares por la venta de la madera. Según Nick Koch, gerente de Siglo, ese capital fue a parar a un fondo de conservación del cual ya se ha gastado alrededor de 1 millón de dólares, principalmente en operaciones de cercado y control de animales. El resultado inmediato es que ahora hay decenas de miles de nuevos árboles de koa en esa zona.

La koa es una de las pocas maderas del mundo cuya previsión de suministro para los próximos 25 años es superior a la actual.

Estos tipos de contratos de gestión por proyecto proporcionarán a Siglo un suministro de koa más predecible en los próximos años. Entretanto, se están ejecutando otros programas de rehabilitación de bosques y plantación de árboles para crear una reserva de koa más sostenible a largo plazo y ya pensando en el próximo siglo. Todo ello converge en una perspectiva favorable para el futuro, ya que la koa es una de las pocas maderas del mundo cuya previsión de suministro para los próximos 25 años es superior a la actual.

Plantación de árboles y construcción de un aserradero

Siglo dio un paso de gigante hacia sus objetivos de plantación en el 2018, cuando Bob Taylor compró unas 230 hectáreas de pastizales cerca de Waimea, en la Isla Grande de Hawái. Unos 150 años antes, esas tierras habían sido un bosque de koa legendario. Ahora están arrendadas por Siglo Tonewoods, que les ha dado el nombre oficial de Siglo Forest («Bosque Siglo»). Se ha diseñado un plan para plantar especies nativas mixtas en las zonas con pendientes pronunciadas (un 30 % del terreno, que se reservará para conservación) y árboles de koa para la producción de madera en las áreas más llanas. Cuando el Siglo Forest haya madurado, proporcionará más del doble del volumen de madera que Taylor utiliza actualmente, y el plan de gestión garantizará un suministro perpetuo y diverso de bosques nativos en operación.

Como decíamos en la edición de Wood&Steel de otoño del 2021, el programa de plantación había empezado el junio anterior con plántulas de koa y otras especies nativas de árboles y arbustos distribuidos en 8 hectáreas. Aprendimos muchas cosas que ayudarán a mejorar la viabilidad de proyectos futuros. El objetivo en esa zona es plantar 150 000 árboles de koa hasta el 2030, con la primera cosecha útil prevista para el 2050.

Cuando el Siglo Forest haya madurado, el plan de gestión garantizará un suministro perpetuo y diverso de bosques nativos en operación.

También estamos planificando la construcción de un aserradero que permitirá a Siglo Tonewoods cortar koa de manera eficiente en Hawái y estimular la integración vertical. Cuando esté operativo, el aserradero se utilizará para cortar koa y otras maderas para instrumentos musicales, y también para producir otros artículos de madera con valor añadido tales como planchas para suelos en las islas. Por otro lado, el aserradero mejorará el control de calidad y generará empleo para impulsar la economía local. De momento, Siglo ya ha mejorado su capacidad de acción en Hawái invirtiendo en su propio equipo de tala para lograr un uso más eficaz y cuidadoso de los árboles que extrae.

Selección de semillas y mejora de la genética de la koa

El desarrollo de una meticulosa investigación ecológica es esencial para la creación de un programa de plantación de koa que produzca árboles saludables y adecuados. Tras su experiencia con otras maderas, tanto Bob Taylor como Steve McMinn entienden la importancia de ese tipo de estudios. La iniciativa escalable de plantación de ébano en Camerún conocida como Proyecto Ébano se basó en una innovadora investigación financiada por Bob para comprender mejor las estrategias óptimas de propagación del ébano. En cuanto a Steve, ya en el número 81 de Wood&Steel (publicado en invierno del 2015) hablábamos de sus investigaciones sobre el cultivo de arce de hoja grande con una genética deseable para el uso en instrumentos musicales (en este caso, con un veteado atractivo). Aquel proyecto fue evolucionando hasta cristalizar en una serie de ensayos forestales que hoy se están llevando a cabo en una parcela de antiguas tierras de cultivo situada cerca del aserradero de su empresa en Skagit Valley, en el estado de Washington. En esa hacienda, llamada Utopia Forest, se está estudiando si el veteado de los árboles es una propiedad transmisible genéticamente. Existen paralelismos interesantes entre el arce y la koa: las dos especies crecen rápidamente hasta alcanzar un tamaño útil, y en ambos casos la idea es cultivar árboles con veteado para la construcción de instrumentos musicales y otros productos de primera calidad. Steve y su equipo han creado un vídeo en el que explican las líneas del proyecto.

Kevin Burke, horticultor de Pacific Rim Tonewoods y supervisor de las pruebas con el arce, también ha coordinado una iniciativa similar con la koa en Hawái. El objetivo es propagar árboles genéticamente superiores para restaurar el rango genético y la calidad de la koa, que ha disminuido durante los últimos siglos.

El proyecto se puso en marcha en el 2016 (poco después de la fundación de Siglo Tonewoods) como una asociación de investigación con el Haleakala Ranch, y se está desarrollando en las instalaciones de Native Nursery en Maui. El programa empezó con el cultivo cooperativo de hileras de árboles del Haleakala Ranch que habían sido seleccionados por la extraordinaria calidad de su madera. Hoy en día, se están propagando 65 hileras clónicas de esos árboles, mientras que 10 hileras han sido micropropagadas.

Siglo también ha patrocinado estudios en cooperación con el Centro de Investigación Agrícola de Hawái (HARC, por sus siglas en inglés) y con el programa de mejora de árboles tropicales del Servicio Forestal de los Estados Unidos. En el 2021, estas actividades desembocaron en el lanzamiento de un plan de selección de semillas destinado a reforestar Hawái con árboles de koa de genética superior. Se extrajeron semillas de 42 árboles «plus» que, mientras crecen en forma de plántulas, están siendo estudiadas para determinar su resistencia al marchitamiento y optimizar sus posibilidades de mantenerse sanas. La investigación también ha identificado muchos otros árboles «plus» cuyas semillas se podrán recolectar.

Burke explica que, en comparación con el arce, la koa es más fácil de cultivar a partir de semillas. Además, el veteado de la koa joven es mucho más dominante y se manifiesta en una fase más temprana.

Árboles de koa de dos años plantados en el Keauhou Ranch, en la isla de Hawái

Siglo también se asoció con el HARC para plantar en Siglo Forest un huerto de 1600 semillas resistentes al marchitamiento y realizar análisis de progenie. Este proyecto debería producir semillas utilizables en el 2026. Por otra parte, el HARC está trabajando en un programa de pruebas de resistencia al marchitamiento con variedades de cultivo desarrolladas en el Haleakala Ranch y semillas recogidas dentro del plan de selección de semillas y mejora de árboles iniciado por Siglo en el 2021.

En lo que llevamos del 2022, en el Siglo Forest se han plantado 12 500 árboles cortavientos y más de 12 hectáreas de koa y especies mixtas, y el huerto de semillas ha sido ampliado. Entretanto, Siglo Tonewoods también ha arrendado un invernadero en Waimea como instalación de apoyo a sus proyectos de propagación en curso. Steve McMinn afirma que, en última instancia, el objetivo de la investigación y de otros conceptos estratégicos que el equipo ha dirigido al desarrollo y perfeccionamiento de su iniciativa de plantación es ofrecer un modelo escalable a otras instituciones interesadas en la repoblación de koa y la reforestación (la plantación de árboles en tierras actualmente sin cubierta forestal, como los pastizales) en todo Hawái. En próximos números de Wood&Steel seguiremos informando sobre los progresos de estos proyectos.

Codo con codo

Bajar

Nuestro equipo de relaciones con artistas ha ido creciendo y evolucionando en respuesta a las necesidades cambiantes de los músicos

Si hacemos un breve recorrido por los casi 50 años de Taylor en el mundo de la construcción de guitarras, encontraremos un historial de innovación continua centrada en ofrecer un mejor servicio a todo tipo de músicos, desde guerreros de los bolos de fin de semana hasta aficionados caseros y nombres rutilantes que llenan estadios. Un leitmotiv común ha sido siempre la comodidad de interpretación. Otra línea constante es la utilidad musical: un tono claro y equilibrado, rendimiento fiable, funcionalidad, etcétera. Pero, más allá de todo ello, Taylor ha ido desarrollando un catálogo de instrumentos cada vez más diverso que refleja la increíble variedad de paletas musicales y preferencias de los artistas en todo el mundo.

Esta filosofía de innovación se ha materializado también en nuestras enriquecedoras relaciones con artistas. Sus peticiones y necesidades prácticas han ayudado a modelar nuestro enfoque del diseño y, en muchos casos, nos han llevado a crear herramientas musicales más útiles y expresivas. En este sentido, el factor clave es la formación de vínculos genuinos, para lo cual es necesario contar con un sólido programa de relaciones con artistas (RA). Lógicamente, el crecimiento de Taylor y la evolución de las necesidades de los músicos también se han trasladado a nuestro equipo de RA, que se ha ido expandiendo para acoger en la familia Taylor a un abanico más amplio de artistas de gran talento y procedencias muy variadas.

Taylor planta la semilla

Durante mucho tiempo, manejamos las relaciones con artistas al estilo tradicional. Al fin y al cabo, no éramos más que unos novatos intentando sacar la cabeza por los círculos musicales. Afortunadamente, teníamos un as en la manga, que eran los cómodos mástiles de perfil fino de Bob Taylor: cuando los músicos probaban una guitarra Taylor, prácticamente se vendía sola. Nuestra proximidad a Los Ángeles tampoco nos vino nada mal, ya que tuvimos la suerte de conocer a un par de propietarios de tiendas de música que promocionaban nuestras guitarras y tenían buenos contactos con artistas de la escena de Laurel Canyon y profesionales que pasaban por la zona para grabar en estudios o tocar en directo.

Desde el principio, Bob estableció relaciones personales con algunos músicos que habían descubierto las guitarras Taylor, lo cual condujo a algunas colaboraciones creativas que cristalizaron en modelos signature exclusivos. Esos instrumentos ayudaron a los guitarristas a articular mejor sus estilos personales de interpretación: fue el caso del virtuoso del fingerstyle de 12 cuerdas Leo Kottke o el especialista en punteo de bluegrass progresivo Dan Crary. La verdad es que los artistas siempre han estado muy presentes en el proceso de creación en Taylor. En los años 80, el fenómeno del fingerstyle Chris Proctor nos ayudó a desarrollar la primera Grand Concert. Y, diez años después, el interés de la estrella del country Kathy Mattea estimuló a Bob a terminar la forma de caja Grand Auditorium con la que ya llevaba tiempo trasteando y que se convertiría en nuestro buque insignia. Aunque Bob nunca buscó dedicarse específicamente a las relaciones con artistas (tal como explica en su libro «Lecciones de guitarra»), los vínculos personales que más tarde forjó con artistas como Zac Brown o Taylor Swift (y con su padre, que años atrás había llamado a Bob para exaltar las cualidades musicales de su hija de 12 años) pusieron de manifiesto la importancia de un comportamiento honesto y transparente.

Nuestras posibilidades de tratar con artistas aumentaron al ritmo del propio crecimiento de Taylor. Algunos miembros de alto nivel de nuestro equipo, como el exdirector de ventas TJ Baden, el viejo rockero de la industria de la música Bob Borbonus o nuestro veterano coordinador de RA Robin Staudte, remodelaron esas operaciones en una infraestructura más formalizada. El nuevo planteamiento ayudó a tejer relaciones con algunos nombres de relumbrón, como Kenny Loggins, John Denver, Dave Matthews, Clint Black, Sarah McLachlan o The Edge de U2, entre muchos otros.

Por supuesto, hoy en día, la industria de la música no tiene nada que ver con el contexto en el que Taylor empezó a fabricar guitarras en 1974. Es más: muchos artistas opinan que el negocio es distinto incluso a lo que era hace tan solo dos años. Palabras como «influencer» o «interacción» les habrían sonado raras a la mayoría de los profesionales del sector, pero las redes sociales son un elemento crucial en la música actual. Ahora, la industria presta cada vez más atención a las publicaciones de estilo «Juan Palomo» y a la autopromoción, y la audiencia potencial no deja de crecer en número y diversidad en todo el mundo. Estos cambios nos llevaron a unas cuantas conclusiones. En primer lugar, ya no podíamos apostar únicamente por artistas reconocidos dejando de lado a músicos emergentes y profesionales en activo. Atrás quedaron los tiempos en los que un solo gran nombre ya era suficiente para mantener en lo alto a una marca de instrumentos musicales. En segundo lugar, nos dimos cuenta de que podíamos hacer más cosas para promocionar a artistas que, a su vez, nos ayudarían a alcanzar nuestros objetivos. Y, por último, entendimos que, como marca cada día más diversificada y global, necesitábamos un equipo de RA verdaderamente internacional tanto en escala como en estilo.

El equipo de relaciones con artistas de Taylor

Repartidos entre nuestra sede principal en El Cajón (California), núcleos musicales como Nashville o Los Ángeles y países de toda Europa y Asia, los profesionales de RA de Taylor forman un grupo divertido y gran conocedor de su sector que utiliza recursos muy diversos para configurar un catálogo de artistas atractivo.

En nuestro centro de operaciones, Tim Godwin y Lindsay Love-Bivens comparten la interminable tarea de contactar con los músicos, mantener los vínculos, enviar guitarras y viajar en avión cada dos por tres para reunirse en persona con los artistas en sus actuaciones. Pero, para que todo salga bien, hacen falta muchas manos, de manera que buena parte del equipo de marketing de Taylor también está muy involucrado en las relaciones con artistas. Jay Parkin y Andrew Rowley encabezan el departamento de producción de contenidos, y colaboran con profesionales del vídeo, la fotografía, la edición y otros campos creativos para filmar actuaciones exclusivas y publicar entrevistas íntimas con artistas de todo el mundo. Sergio Enriquez y Matt Steele acercan esos contenidos a las masas a través de las redes sociales, y Billy Gill actúa como nexo entre las secciones de marketing, relaciones con artistas y ventas. Devin Malone controla la situación en Nashville, y Terry Myers ayuda a mantener contentos a los músicos con ajustes personalizados y otros retoques que hacen que la guitarra de cada artista sea única en su especie.

Fuera de los Estados Unidos, el equipo no para de crecer. Andy Lund se encarga de las operaciones en China, y Masaki Toraiwa es el hombre de Taylor en Japón. Desde el Reino Unido, Dan Boreham coordina las actividades con artistas en toda Europa. Y, en su Colombia natal, Juan Lopera establece contactos con músicos de toda Latinoamérica.

Aquí tienes una sesión de preguntas y respuestas rápidas con miembros del equipo de relaciones con artistas, que por una vez se ponen frente a la cámara para hablar de todo un poco, desde sus guitarristas favoritos y sus talentos ocultos hasta sus cuestionables apreciaciones sobre la pizza.

La familia crece

En el 2010, Taylor fichó a Tim Godwin como director de relaciones con artistas y con el sector del entretenimiento a nivel mundial. La larga carrera de Tim como músico de estudio y directo y también como polivalente profesional de la industria le colocaba en una posición privilegiada para gestionar un programa de este tipo. Tim no solo había experimentado desde dentro la vida del músico (con lo cual comprendía perfectamente sus necesidades), sino que además había trabajado como [gerente de relaciones con artistas] para Line 6, con lo cual tenía muy buenos contactos con gente relacionada con esa marca. Y esas conexiones son importantes, porque ese tipo de tarea no se limita a los artistas: también incluye a los técnicos de guitarras, directores musicales, promotoras de espectáculos, responsables de locales, representantes, ingenieros de estudio y directo… En definitiva, a todos los actores que participan del negocio de la música.

Taylor contrató a Godwin para que hiciera lo que mejor sabe hacer: poner nuestras guitarras en manos de los músicos y permitirles experimentar una Taylor en primera persona. Sin embargo, cultivar un catálogo de artistas requiere tiempo y recursos, y nosotros no teníamos ni las posibilidades ni el legado consolidado de otras marcas de prestigio. Lo que sí nos caracterizaba como empresa era el compromiso con la innovación en el diseño, que sigue siendo un elemento diferencial respecto a algunas de esas marcas y nos mantiene a la vanguardia de la producción de instrumentos musicales. Por otro lado, nuestras guitarras tenían un aura de consistencia y fiabilidad de rendimiento, y ofrecíamos el tipo de servicio y asistencia técnica con el que sueñan todos los músicos cuando están de gira.

Con todo, Godwin admite que, para conseguir el apoyo que necesitaba por parte de los responsables de la toma de decisiones en Taylor, tuvo que demostrar hasta qué punto las asociaciones con artistas podían favorecer los objetivos de la empresa.

Tim relata una experiencia que resultó ser un punto de inflexión para las interacciones con artistas en Taylor. Ocurrió en el 2012, cuando el cantautor Philip Phillips se estaba haciendo un nombre en el programa de televisión American Idol.

«Hubo una actuación en la que, después de cantar, el juez del programa Randy Jackson le dijo a Philip: “oye, me gusta esa guitarra. ¿Cuál es?”. Se trataba de una Taylor GS7, uno de los primeros modelos Grand Symphony. Después de la emisión, comprobamos el tráfico de la página de la GS7 en nuestra web. Normalmente, la miraban menos de 10 personas al mes… pero, después de American Idol, tuvimos como 5000 visitas en solo una semana».

Godwin recuerda ese episodio como el momento en que pudo demostrar con datos concretos la capacidad de influencia de los artistas.

Taylor echa raíces…

Otro importante motor que nos impulsó a reforzar nuestras relaciones con artistas fue la escena de Nashville, una auténtica meca para estrellas de la guitarra acústica, intérpretes de música country y tradicional norteamericana, ingenieros de grabación y prácticamente cualquier profesional del mundo de la música. En los años 90, avanzamos bastante en ese territorio gracias a la popularidad de la Grand Auditorium, una forma de caja que entonces era nueva y que encantaba a los técnicos y músicos de estudio por su equilibrio, coherencia y claridad en las grabaciones.

Sin embargo, Nashville también puede ser muy exigente: es el corazón de la música de raíz tradicional en Norteamérica, y los guitarristas de ese entorno tienen muy en cuenta esa herencia en el momento de elegir un instrumento. En aquel ambiente, Godwin tocó todas las teclas posibles y organizó reuniones con responsables de gestión en locales clásicos como el Bluebird Café y con ejecutivos de Big Machine, una importante discográfica independiente. Aunque Taylor ya tenía una notable presencia en Nashville, había mucho trabajo por hacer.

«Nashville era prácticamente un coto de Gibson», rememora Godwin. «Y Taylor tenía que ganarse su derecho a ocupar un espacio».

La persistencia tiene sus compensaciones y, actualmente, Taylor está más implicada que nunca con la comunidad de Nashville. Una decisión que resultó determinante fue el establecimiento de nuestra sala de demostración. La posibilidad de suministrar guitarras a artistas locales y la creación de nuestro estudio en SoundCheck Nashville (donde filmamos las actuaciones acústicas de nuestra serie Taylor Soundcheck) atrajeron a todo tipo de nuevos músicos. Ese trabajo continúa en casa: en nuestras instalaciones, profesionales curtidos como Terry Myers crean ajustes personalizados para los músicos y se aseguran de que cada guitarra que se envía a un artista sea exactamente lo que él o ella quiere. Y ya no somos solo visitantes en Nashville: nuestro representante Devin Malone, que vive y trabaja allí, se dedica a apoyar a los artistas, organizar eventos y moverse entre bastidores para que la presencia de Taylor siga floreciendo.

… y crecen nuevas ramas

Nuestra labor en Nashville también nos ayudó a reconocer la diversidad cada vez mayor del mundo de la música. Una parte esencial del legado de Nashville en la tradición norteamericana es la rica historia de la música creada por artistas afroamericanos, y el equipo de RA quería integrar esa perspectiva de una manera que enfatizara el posicionamiento de Taylor como una marca más inclusiva.

Para ello, en verano del 2021 creamos una historia especial para la edición digital de Wood&Steel titulada Raíces profundas: el Museo Nacional de la Música Afroamericana. Producida por Lindsay Love-Bivens, responsable de relaciones con artistas y con la comunidad de Taylor, esta pieza multimedia homenajeaba la importancia de los artistas afroamericanos y su huella en la música actual. Lindsay viajó a Nashville para visitar el museo recién inaugurado, que cuenta la profunda historia de los músicos negros que dieron forma a la música estadounidense. Aquel viaje tuvo un impacto inmediato y nos animó a pensar en grande sobre nuestras estrategias para crear una comunidad de artistas que reflejara nuestros valores como empresa.

«La representación importa», defiende Lindsay. «Si quieres llegar a toda clase de artistas, tienes que crear conscientemente un programa que responda a esa diversidad».

Lindsay habla desde la experiencia de toda una vida en el mundo de la música tocando en giras y actuando como intérprete independiente. Con su trayectoria y su red de contactos, era la persona ideal para representarnos ante una serie de artistas y comunidades musicales con los que Taylor históricamente no había conectado, así que en el 2018 empezó a trabajar con Tim Godwin en el equipo de Taylor.

«Mi idea era desarrollar, fortalecer y potenciar nuestros vínculos con artistas BIPOC [siglas en inglés de «personas negras, indígenas y de color»], así como llevar nuestra presencia a géneros con los que normalmente no se nos asociaba. Yo he tocado neo-soul, R&B y hip-hop con guitarras acústicas desde que era pequeña y, como mujer negra que hacía música, sabía que también podíamos conectar con esas estéticas y comunidades. Solo teníamos que acercarnos a ellas».

Partiendo de la visión de Lindsay, nuestros equipos en todo el mundo lo tuvieron más fácil para interactuar con diversas comunidades musicales en nombre de Taylor.

Orejas abiertas, mente receptiva

Desde entonces, el equipo de RA ha aumentado considerablemente. Andy Lund, que ya lleva 16 años en Taylor, dirige nuestro trabajo en gran parte de Asia, como China, Hong Kong, Japón, India, Corea del Sur, Tailandia y Vietnam. Masaki Toraiwa es nuestro enlace con la escena local de Japón, y en los últimos años ha colaborado con Andy para traer al catálogo de Taylor a artistas como Otake, Iko Asagiwa, Ryosuke Yufu y el tailandés Natee Chaiwut.

En Latinoamérica, Juan Lopera ha colocado a Taylor en el centro de la industria musical, lo cual ha facilitado relaciones con grandes nombres como Mon Laferte en Chile, Silvina Moreno en Argentina, Jorge Blanco en México, Techy Fatule en la República Dominicana o el ya consolidado Camilo en Colombia. En Europa, Dan Boreham ha contactado con músicos como los cantautores George Ezra y Jade Bird, el trío de pop New Rules y el multi-instrumentista Jake Isaac desde su base en el Reino Unido.

Nuestro concepto de las relaciones con músicos de todo el mundo es el mismo que seguimos en Norteamérica: escuchamos sus necesidades y respondemos en consecuencia.

«La exposición por sí misma ya no es suficiente», opina Lindsay. «Hoy en día, los artistas se preocupan más por la forma que adoptará su asociación con una marca. Tiene que ser algo más que apretones de manos y publicaciones en las redes sociales».

Iniciar un vínculo con un artista es la parte fácil, pero mantener viva la llama ya es otra historia. Como en cualquier relación, las conexiones entre marcas y músicos requieren dedicación y apoyo mutuo.

«Los artistas piensan: “¿qué gano yo con esto, aparte de una guitarra prestada?”», dice Jay Parkin, supervisor de producción de contenidos en Taylor. «Qué hay del acompañamiento a largo plazo? ¿Y qué podemos hacer nosotros para convencer a los artistas?».

Ese planteamiento dio lugar a una nueva ala del equipo de RA centrada en el uso de los contenidos como moneda de cambio para atraer a los músicos y mantenerlos en la esfera Taylor. Captar fielmente la esencia de un artista no es cualquier cosa, y la gran mayoría de los intérpretes no tienen los recursos necesarios para llevar a cabo ese tipo de promoción por su cuenta. Para ello, Jay Parkin lidera un equipo global que se encarga de generar contenido digital y vídeos de alta calidad de artistas de Taylor.

Actualmente estamos produciendo series como Taylor Soundcheck y Taylor Acoustic Sessions, en las que traemos a nuestros artistas al estudio de Taylor para grabar versiones totalmente acústicas de sus temas. Para estos episodios hemos filmado a la nominada a los GRAMMY Allison Russell, las promesas del pop-punk Meet Me @ the Altar, la prestigiosa cantautora y productora Linda Perry o la superestrella chilena Mon Laferte, entre muchos otros nombres.

Las formas de presentarnos a nuestros artistas pueden ser muy variadas. En muchas ocasiones, les construimos en exclusiva guitarras totalmente únicas (no confundir con los modelos signature) que pueden ayudarles a asociarse con Taylor de una manera personal e intransferible. Seguramente, los seguidores de Taylor recordarán la emblemática guitarra acústica de color púrpura que hicimos para Prince. Otros ejemplos de creaciones personalizadas han sido la guitarra completamente blanca de Katy Perry, la famosa acústica de doble mástil de Richie Sambora o la de Zac Brown decorada con su nombre. Y, más recientemente, también hemos construido instrumentos para iconos del pop actual como Billie Eilish y FINNEAS.

Sin embargo, el apoyo a los artistas puede requerir acciones más directas. Cualquier músico que haya salido de gira conoce la frustración de no tener una guitarra a mano cuando se necesita, ya sea porque te han robado la tuya, la has perdido o le ha pasado algo que te impide tocarla. Nosotros siempre estamos en contacto con nuestros artistas, así que podemos enviarles guitarras sobre la marcha para que no se queden en la estacada y puedan cumplir sus compromisos tanto en directo como en estudio. También trabajamos muy de cerca con promotoras de espectáculos para asegurarnos de que nuestros músicos tengan todo lo que necesitan cuando suben al escenario.

«Entendemos las relaciones con los artistas como una forma de asistencia», argumenta Tim Godwin. «Tienes que ser un colaborador real, no solo un patrocinador».

Tocando todos los palos

Nuestro equipo de RA también valora mucho la evolución de Taylor en dos áreas específicas que facilitan el fichaje de artistas: el diseño de guitarras y la responsabilidad medioambiental.

Tal como explica Scott Paul en sus artículos de la sección «Sostenibilidad» en este y anteriores números de Wood&Steel, Taylor ha realizado importantes inversiones para crear una cadena de suministro más sostenible y ecológica, tanto en California como en el resto del mundo. Si lo hacemos es porque creemos que es lo correcto, y nuestros artistas, igual que muchos de nuestros clientes, piensan lo mismo.

Cada vez más, el esfuerzo medioambiental de Taylor es percibido como un valor por músicos de todos los géneros. De hecho, algunos de ellos se toman estas cuestiones tan en serio como nosotros: es el caso de la cantautora británica Beatie Wolfe, por ejemplo, que asiste habitualmente a eventos de sostenibilidad de Taylor. Otros, especialmente los artistas emergentes de la «generación Z», ven con muy buenos ojos su vinculación con Taylor porque saben que estamos liderando el camino hacia una industria musical más respetuosa con el medio ambiente.

El espíritu imaginativo en el que se fundamenta la filosofía de Taylor también es la piedra angular de nuestro concepto de RA. Muchos músicos tienen ideas preconcebidas sobre lo que una guitarra Taylor puede hacer. Por eso, y especialmente desde la llegada del diseñador jefe Andy Powers en el 2011, hemos diversificado meticulosamente nuestra línea de guitarras acústicas para que sea tan polifacética como nuestra lista de artistas. Así, podemos ofrecer un instrumento casi a medida para cada tipo de intérprete y hacer cambiar de opinión a los músicos que sospechan que una guitarra Taylor no es para ellos.

«Me ha pasado montones de veces que, hablando con guitarristas, me han dicho que no creen que haya ninguna Taylor que les encaje», reconoce Godwin. «Y yo siempre les digo: si no te convence nada de lo que tenemos ahora, espérate a ver lo que sacaremos el próximo año. Por ejemplo: a Glen Phillips, de Toad the Wet Sprocket, nunca le han gustado nuestras guitarras. Pero acabó tocando una Grand Pacific Builder’s Edition con un amigo, y muy poco después me llamó porque quería una para él».

Nuestro historial está repleto de innovaciones destinadas a satisfacer nuevas necesidades musicales y llegar a más artistas. La dreadnought Grand Pacific, diseñada para producir un tono fluido que evoca el sonido de las guitarras y grabaciones acústicas vintage, dio mucho que hablar tras su desembarco en Nashville. Otros desarrollos, como la pareja de nuevas guitarras de koa que este verano se incorporan a la Serie 700 (en este número de Wood&Steel te contamos más sobre ello), presentan una estética cruda y orgánica que suma a la línea Taylor otras opciones muy interesantes para los tradicionalistas. También hemos creado guitarras de escala más corta, como la GT y la GS Mini, para complacer a los intérpretes que prefieren una experiencia compacta. Nuestros diseñadores buscan adaptarse a las necesidades de los músicos incluso en el interior de la guitarra: el varetaje V-Class causó sensación entre los profesionales de la grabación, lo cual nos ayudó a llevar aún más instrumentos Taylor a estudios de todo el mundo.

La idea de mejorar la experiencia de interpretación siempre ha sido el principal foco de atención de nuestro equipo de desarrollo de guitarras. Y, en esencia, las relaciones con artistas también se basan en eso: queremos demostrar a los músicos lo útiles que pueden ser nuestras guitarras y, dando un paso más allá, apoyarles y estar a su lado de una forma que marque la diferencia.

  • 2022 Edición 2 /
  • Muestra de guitarras personalizadas: diseños exclusivos para la NAMM

Muestra de guitarras personalizadas: diseños exclusivos para la NAMM

Bajar

Con el regreso de la feria NAMM después de un parón de más de dos años, se nos volvía a presentar una ocasión que nos llenaba de entusiasmo: la construcción de un nuevo conjunto de guitarras excepcionales que los distribuidores pueden ofrecer a sus clientes. Ahí va una degustación de algunas de nuestras creaciones favoritas.

En todas las ediciones de la feria NAMM de Anaheim (California), el equipo de ventas de Taylor organiza un evento en el que muestra una espectacular alineación de guitarras nacidas de nuestro programa de instrumentos personalizados. Este acto nos da la oportunidad de encontrarnos con representantes de algunas de las mejores tiendas de guitarras del mundo, que pueden ver, tocar y encargar estas auténticas obras de arte (algunas de ellas disponibles en cantidades muy limitadas) para exhibirlas en sus tiendas. El programa de personalización de Taylor ha dado lugar a algunos de nuestros diseños más imaginativos y a elementos visuales extremadamente sofisticados: de aquí salen sorprendentes combinaciones de maderas adornadas con detalles estéticos que no encontrarás en la línea estándar de Taylor. Echa una mirada a estas increíbles guitarras expuestas en la NAMM de este año y, si ves alguna que te roba el corazón, ponte en contacto con nosotros y te ayudaremos a encontrarla.

Grand Orchestra personalizada (n.º 15)

Fondo y aros: arce de hoja grande veteado
Tapa: pícea de Sitka
Complementos: perfiles de marfiloide veteado con fileteado de cremallera en la tapa, roseta de cremallera en marfiloide y color negro, incrustaciones con motivo Mission en madreperla y marfiloide veteado, clavijas de afinación Gotoh 510, clavijas del puente de hueso.

Grand Orchestra personalizada (n.º 14)

Fondo y aros: koa hawaiana veteada de grado AA
Tapa: koa hawaiana veteada de grado AA
Complementos: roseta con diseño Roman Leaf en koa y boj elaborada a mano, incrustaciones con motivo Ocean Vine en koa y boj, clavijas de afinación Gotoh 510, clavijas del puente de hueso con puntos de awabi (abulón).

Grand Auditorium personalizada (n.º 13)

Fondo y aros: sasafrás negro
Tapa: pícea de Adirondack
Complementos: perfiles de sapele, roseta con diseño Art Deco en boj y sapele, incrustaciones con motivo Euro Deco en boj y sapele, clavijas de afinación Gotoh 510, clavijas del puente de hueso con puntos de ópalo iridiscente australiano.

Grand Concert 12-fret personalizada (n.º 9)

Fondo y aros: arce de hoja grande veteado
Tapa: pícea de Sitka
Complementos: perfiles de falso caparazón de tortuga, roseta de marfiloide y falso caparazón de tortuga; fondo, aros y mástil con tratamiento Vintage Sunburst; tapa de color negro, acabado brillante en la caja y el mástil, clavijas de afinación Gotoh 510, clavijas del puente de hueso.

Historias Relacionadas

Volumen 103 . 2022 Edición 2

Nuestras guitarras, en manos de la crítica

¿Qué dicen los entendidos sobre la nueva American Dream Flametop, la AD22e y nuestros últimos modelos GT? ¿Y qué guitarras Taylor han entrado en las listas de «mejores guitarras»?

Leer la Historia

Volumen 103 . 2022 Edición 2

Los muchos colores de la koa en la nueva Serie 700

Koa hawaiana de altísima calidad, acabado mate ultrafino y una voz cautivadora: un trío de ases para un nuevo sonido, aspecto y sensación irresistibles

Leer la Historia

Volumen 103 . 2022 Edición 2

Resonancias: Taylor va a por el oro

Guitarras GS Mini en los Juegos Olímpicos, Billie Eilish y FINNEAS de gira, Steve Poltz, New Rules, la lista de reproducción de Wood&Steel y mucho más.

Leer la Historia

  • 2022 Edición 2 /
  • Postura, inversiones de acordes de séptima y conducción de voces
Lessons

Postura, inversiones de acordes de séptima y conducción de voces

Bajar

En estas lecciones en vídeo, Nick Veinoglou continúa compartiendo consejos para ayudarte a progresar con la guitarra.

Nuevamente, te damos la bienvenida a nuestra serie digital de vídeos didácticos producidos y presentados por artistas, guitarristas profesionales y educadores musicales de Taylor.

Nick Veinoglou vuelve a la carga para arrojar algo de luz sobre algunos aspectos clave de la guitarra acústica que te ayudarán a mejorar con el instrumento y a añadir nuevos sonidos y técnicas a tu paleta musical. Gracias a su experiencia como productor, director musical y guitarrista de estudio y directo, Nick es uno de los colaboradores de Taylor con más cosas que enseñar. Además, graba música original con su propio nombre y con sus alias artísticos Donut Boy y Lo Light. Aparte de sus tres discos publicados, Veinoglou ha tocado con figuras como Justin Timberlake, Camila Cabello, Shawn Mendes y Dua Lipa, y también ha acompañado en numerosas ocasiones a Joshua Bassett, Fletcher, Dove Cameron, Jordan Fisher y otros artistas de todo tipo de géneros.

Para empezar, nos fijaremos en una faceta aparentemente sencilla pero que puede influir muchísimo sobre tu forma de tocar: la postura. En este vídeo, Nick demuestra la mejor manera de sostener la guitarra para reducir la tensión física innecesaria y sacar todo el rendimiento a tus sesiones con el instrumento.

A continuación, Nick profundiza en la composición de los acordes de séptima, y aclara el concepto de «inversiones» para ayudarte a descubrir nuevas distribuciones de voces y ampliar tu vocabulario de acordes.

Por último, Nick entra hasta el fondo en un jardín que intimidaría a cualquier guitarrista: la conducción de voces y el arte de combinar varias líneas melódicas (como una melodía de guitarra tocada con una línea vocal) para crear un sonido armónico coherente.

En el perfil de Nick en Instagram encontrarás otras lecciones, información sobre sus conciertos, vídeos de actuaciones y más cosas.

Historias Relacionadas

Volumen 103 . 2022 Edición 2

Nuestras guitarras, en manos de la crítica

¿Qué dicen los entendidos sobre la nueva American Dream Flametop, la AD22e y nuestros últimos modelos GT? ¿Y qué guitarras Taylor han entrado en las listas de «mejores guitarras»?

Leer la Historia

Volumen 102 . 2022 Edición 1

Clases de guitarra: la acústica en el R&B, 2ª parte

El educador musical y guitarrista profesional Kerry «2 Smooth» Marshall comparte tres nuevas lecciones en vídeo para ayudarte a añadir unas pinceladas de soul a tu sonido.

Leer la Historia

Volumen 98 . 2020 Edición 3

Sonido, tacto y foco: tres formas de mejorar como guitarrista

El director musical, compositor y guitarrista Nicholas Veinoglou inicia una nueva serie de vídeos didácticos con tres consejos fundamentales.

Leer la Historia

Nuestras guitarras, en manos de la crítica

Bajar

¿Qué dicen los entendidos sobre la nueva American Dream Flametop, la AD22e y nuestros últimos modelos GT? ¿Y qué guitarras Taylor han entrado en las listas de «mejores guitarras»?

Tras su estreno a principios de este año, los nuevos modelos de Taylor han llegado a las manos de los críticos más exigentes. Gran parte del protagonismo se lo ha llevado la AD27e Flametop, construida íntegramente de arce. Fue nuestro lanzamiento estrella para el arranque del 2022 y, sin duda, representa la propuesta musical más singular de nuestra nueva cosecha de guitarras. A continuación, resumimos algunos de los comentarios que se han publicado sobre esta y otras novedades de Taylor en los últimos meses.


AD27e Flametop

La mayoría de los críticos enseguida corroboraron nuestra proclama de que la Flametop es «la guitarra con menos sonido Taylor que hayáis podido escuchar hasta ahora». De hecho, incluso su aspecto visual refuerza esta idea, ya que el arce veteado no es en absoluto una madera habitual para una tapa armónica de guitarra acústica.

«Taylor continúa desafiando los límites con su serie American Dream, y este modelo encaja perfectamente en esa filosofía», comentaba Eric Dahl en American Songwriter. «La AD27e no tiene las frecuencias medias tradicionales de los instrumentos Taylor. El tono es más suave y sutil, y resulta perfecto para cantautores que busquen un sonido único».

Dahl reparó en el uso de cuerdas D’Addario de bronce niquelado para darle un sonido más maduro y delicado a la guitarra.

«Al rasguear sin amplificación, tuve la sensación de que la guitarra que nos habían enviado para la reseña tenía un carácter algo más crudo, y eso me gustó», dice. «Si la conectas, la electrónica ES2 te permite ajustar el tono según tus preferencias personales, pero aun así la AD27e parece estar más en su salsa si la haces sonar con más energía y un poco al límite».

En Guitar World, Chris Gill también hablaba del toque de color que aportan estas cuerdas, y describía el sonido general como «una voz potente y masculina con una respuesta excepcionalmente dinámica».

«Su tono es verdaderamente único gracias en parte a las cuerdas de bronce niquelado, que realzan las texturas sutiles y refinadas de un tacto suave pero también añaden brillo, contundencia e intensidad cuando tocas con más fuerza», continúa Gill. «Jugando simplemente con la dinámica de la interpretación, esta guitarra ya te da una impresionante gama de tonos con un carácter redondo y amaderado que se mantiene incluso cuando la amplificas mediante la electrónica Expression System 2».

David Mead (Guitarist / Guitar World) puso a prueba la guitarra junto con algunos de sus colegas, y resaltó la comodidad de interpretación y la uniformidad de la respuesta en todo el rango de frecuencias del diapasón.

«El tono es deliciosamente seco», escribía. «Suena a tierra y madera, y nos llevó inmediatamente a desempolvar todos nuestros licks de blues acústico y progresiones de estilo cantautor».

Charley Saufley, de Premier Guitar, aplaudía la voluntad de Taylor de ir más allá con este modelo: «es la demostración de que en el diseño de guitarras acústicas aún hay espacio para experimentar con imaginativas desviaciones de la norma».

«La AD27e no tiene la rotunda resonancia de graves de una D-28, que llega a recordar a un piano de cola, pero proyecta el volumen que se espera de una dreadnought y suena fuerte sin caer en la rugosidad o la saturación. Probablemente, esto es debido a que no hay un emborronamiento de graves que pueda oscurecer el agradable sonido de los medios y el brillo y claridad de los agudos. Y, a diferencia de muchas otras dreadnoughts, la AD27e también ofrece una respuesta muy dinámica a un tacto suave».

Saufley también cree que la Flametop será un instrumento «estelar para grabaciones».

«Tiene una agradable resonancia que no sobrecarga la mezcla, y puede aportar un bonito contrapunto a arreglos en los que los graves están ocupados por otros instrumentos. Esto es algo muy a tener en cuenta para algunos estilos de mezcla modernos empapados de efectos», continúa. «Sin embargo, la voz dulce y enfocada de la AD27e también puede sonar imponente. Si te gustan las guitarras acústicas de tapa plana, prueba la AD27e para escuchar de primera mano todo lo que la hace diferente».

Andy Powers, diseñador jefe de Taylor, tenía claro lo que quería conseguir con este ejemplar atípico en nuestra línea de guitarras. Y parece que su concepto convenció plenamente al crítico de Guitar Player Jimmy Leslie, que destacó su «tono robusto y directo» e hizo una curiosa comparación con esas rarezas geniales que a veces te encuentras en tiendas de segunda mano.

«La Flametop supone un importante alejamiento del campo tradicional de Taylor, ya que se aventura en un territorio totalmente funky ideal para tocar en el porche trasero de casa. Esta guitarra quiere que la rasguees al estilo cowboy, con una púa gruesa y dándole fuerte sin miramientos. Ese tono visceral, áspero y sin florituras es el que le da autenticidad al blues».

Leslie cierra su reseña con una anécdota relacionada con un ingeniero de grabación que normalmente evita las guitarras Taylor porque las encuentra demasiado brillantes.

«Rasgueó enérgicamente un solo acorde con la Flametop, e inmediatamente proclamó: “esta es mi Taylor favorita”».


AD22e

La Grand Concert AD22e es otro modelo de la serie American Dream que forma parte de nuestras novedades para el 2022. Esta guitarra con fondo y aros de sapele macizo y tapa de arce macizo también fue calificada con muy buenas notas por Chris Gill, que, tras probarla junto con la Flametop, galardonó a ambos modelos con el «Gold Award for Performance» de Guitar World. Gill manifiesta que las dos guitarras le llegaron con una configuración de fábrica «perfecta», como corresponde a la comodidad de interpretación característica de Taylor.

«El mástil tiene la distintiva sensación de agilidad y finura de Taylor, y los bordes de la caja oblicuos son muy confortables físicamente», opina.

La AD22e dirigió la atención de Gill hacia las bondades únicas de una caja más pequeña.

«Esta guitarra será irresistible para los guitarristas de fingerstyle en cualquier estilo: folk, música celta, blues o incluso jazz. Ofrece un tono agradablemente rico y amaderado que recuerda al de la AD27e Flametop, aunque en general los medios quedan reforzados, los graves resultan menos prominentes y los agudos son ligeramente más brillantes. Por otro lado, este instrumento proyecta un sonido mucho más amplio de lo que se esperaría de su tamaño, así que es una opción ideal para los músicos que prefieren la comodidad de una caja más pequeña sin sacrificar rango acústico».


Trío de GTs: GT 611e LTD, GTe Mahogany y GTe Blacktop

Teja Gerken, de Peghead Nation, conoce a la perfección los vericuetos de los diseños de Taylor a lo largo de nuestra historia. Sin ir más lejos, escribió «The Taylor Guitar Book: 40 Years of Great American Flattops» («El libro de las guitarras Taylor:
40 años de grandes acústicas de tapa plana en Estados Unidos»), y sus reseñas en vídeo y medios escritos siempre son altamente perspicaces. En los últimos meses, Gerken ha examinado y reseñado tres modelos con nuestro nuevo estilo de caja Grand Theater: la GT 611e LTD, la GTe Mahogany y la GTe Blacktop.

Para empezar, Gerken destaca en su crítica de la GT 611e LTD de arce y pícea los atractivos de la plataforma de diseño GT.

«Estos instrumentos unen sus dimensiones compactas y una comodidad de ejecución prácticamente imbatible a un tono sorprendentemente pleno, y se han hecho muy populares entre los músicos que buscan algo parecido a una guitarra parlor moderna».

Gerken quedó tan seducido por la 611 como por los otros modelos GT que habían caído en sus manos.

«Las digitaciones difíciles se vuelven factibles, la tensión de las cuerdas es cómoda para los dedos y, por supuesto, su tamaño compacto es una bendición para la sensación de confort general», afirma.

También tiene elogios para la personalidad tonal de la guitarra: «ya había tocado otras GT, así que tampoco me extrañó encontrar en la GT 611e LTD esa riqueza sonora asociada a las guitarras de tamaño completo. Aun así, me encantó comprobar que este modelo tiene el carácter que se espera de un instrumento de arce. El sonido es muy claro y agradablemente percusivo en el rasgueo, y ofrece una respuesta de graves controlada pero profunda».

A Gerken también le encantó la voz amplificada de la guitarra.

«Igual que me pasó con otras GT, al conectar la pastilla ES de fábrica a un amplificador Fishman Loudbox se me evaporó cualquier posible sensación de estar ante una guitarra “pequeña” en términos acústicos. En un contexto de amplificación, la GT 611e LTD suena tan imponente como cualquier otra Taylor con electrónica ES, así que es una alternativa que ni pintada para los músicos que quieran una guitarra compacta para actuaciones en directo».

En marzo, Gerken probó la GTe Mahogany construida íntegramente de caoba: en sus propias palabras, «¡una guitarra fabulosamente divertida de tocar!».

El crítico también tiene algo que decir sobre su identidad tonal: «…el resultado es un sonido rico y cálido con el carácter ligeramente comprimido de las tapas de madera dura. Es una guitarra con una hermosa voz para el rasgueo y un magnífico equilibrio para el fingerstyle».

Su sonido amplificado le pareció tan espléndido como el de la 611, y el tamaño manejable del diseño GT volvió a llevarse buenos comentarios.

«Es un modelo perfecto para guitarristas con un físico de “talla pequeña” que las pasan moradas con instrumentos más grandes. Por otro lado, es una fantástica guitarra de sofá ideal para tener a mano en cuanto llega la inspiración. Y, tal como ocurre con todas las GT, su ergonomía y comodidad de interpretación les hará la vida más fácil a los músicos que estén empezando o aprendiendo nuevas técnicas».

La última guitarra de su trío de reseñas fue la GTe Blacktop, que combina fondo y aros de nogal macizo con tapa de pícea maciza. A Gerken le gustó ver un modelo de nogal en esta selección de guitarras.

«Taylor ha usado mucho esta madera en otras épocas, y es genial que haya reavivado esa tradición. Al nogal se le suele situar entre la caoba y el palosanto en cuanto a cualidades tonales. Con la elección de esta madera, Taylor confiere a la GTe Blacktop una voz muy original acompañada de un aspecto visual único. La tapa de pícea garantiza un amplio rango dinámico, y el fondo y los aros de nogal parecen equilibrar el sonido general para no inclinarlo hacia ningún estilo de ejecución en particular».


Guitarras Taylor entre las mejores del 2022

Recientemente, Guitar World publicó en Internet una serie de «Guías del comprador» para el 2022. Estas listas están divididas en varias categorías de guitarras acústicas (electroacústicas, de gama alta, clásicas y de cuerdas de nylon de gama alta, tamaño tres cuartos…), e incluyen recomendaciones de los mejores modelos de cada clase. Taylor estuvo bien representada en todos los segmentos; ahí va un breve resumen de nuestros modelos distinguidos en estas clasificaciones.

Mejores acústicas de gama alta: Nuestro buque insignia Grand Auditorium 814ce de palosanto y pícea se aupó al primer lugar de esta lista con la calificación de «guitarra para una isla desierta». La comodidad de interpretación y la versatilidad musical estuvieron entre sus atributos más valorados. «Con la inestimable contribución del varetaje V-Class de Taylor, la voz de esta guitarra es lo bastante potente y profunda como para aguantar rasgueos agresivos e intensos punteos con púa sin ningún problema», escribe Simon Fellows. «Por otra parte, sus medios dulces, equilibrados y bien definidos son inmejorables para el fingerstyle más exquisito».

Mejores guitarras clásicas y de cuerdas de nylon de gama alta: La 814ce-N, la versión con cuerdas de nylon de la 814ce, sacó muy buena nota como la «guitarra híbrida perfecta» para los músicos acostumbrados a las cuerdas de acero que quieren explorar la paleta sonora del nylon. Igual que su hermana de cuerdas de acero, la 814ce-N fue ensalzada tanto por sus materiales de máxima calidad y su impecable artesanía como por la personalidad tonal «llena de carácter, pero maravillosamente equilibrada» de la combinación de palosanto y pícea.

«Si te gusta el universo Taylor y buscas una guitarra de cuerdas de nylon para tocar jazz, bossa nova o country, no te lo pienses y quédate con ella», recomienda Simon Fellows.

Mejores guitarras electroacústicas: Los músicos con limitaciones de presupuesto pueden probar los dos modelos Taylor que entraron en esta lista: la Academy 12e y la AD17e Blacktop, una de nuestras guitarras de madera maciza fabricadas en Estados Unidos con un precio más asequible.

El varetaje V-Class de la Blacktop cautivó al equipo de críticos de Guitar World: «la entonación y la resonancia son asombrosas en todo el diapasón, así que con esta guitarra visitarás los trastes agudos más de lo que te imaginas», dice Rob Laing. «Esta dreadnought de hombros redondeados con el estilo de caja Grand Pacific es una guitarra de nivel profesional para toda la vida. Con su amplia respuesta en frecuencia y equilibrio tonal, es un magnífico ejemplo de lo que debe ser una dreadnought».

Aparte de todo ello, a Laing le gustó «el aire a lo Johnny Cash y los Everly Brothers» de la tapa de pícea con acabado negro mate.

La compacta Grand Concert Academy 12e también se llevó grandes alabanzas, en este caso como una excelente guitarra para agilizar los progresos de los músicos en desarrollo gracias al perfil fino del mástil, la escala más corta, la acción baja y el apoyabrazos. «Creemos que es la mejor guitarra en cuanto a ergonomía, comodidad de interpretación y rendimiento. Este instrumento acompañará a cualquier guitarrista desde sus primeros pasos hasta el final del camino».

Mejores guitarras acústicas de tamaño de tres cuartos: No es raro que tanto la GS Mini como la Baby Taylor compartan posición en esta lista. La Baby Taylor (BT1) con tapa de pícea y tamaño de tres cuartos real fue elegida la número 1 en términos generales.

«Que nadie se confunda: esta guitarra es una Taylor con todas las letras», escribía Matt McCracken en Guitar World. «Graves precisos, medios claros y agudos nítidos; una proyección estupenda… Esta es una de las mejores acústicas de tres cuartos que se pueden encontrar».

En cuanto a la GS Mini, McCracken definió a esta popular serie como un «clásico moderno», y escogió el modelo GS Mini Rosewood (fondo y aros de palosanto contrachapado y tapa de pícea maciza) por su «absoluta comodidad de interpretación», «sonido brillante y articulado» y «agudos de seda».

Historias Relacionadas

Volumen 103 . 2022 Edición 2

Los muchos colores de la koa en la nueva Serie 700

Koa hawaiana de altísima calidad, acabado mate ultrafino y una voz cautivadora: un trío de ases para un nuevo sonido, aspecto y sensación irresistibles

Leer la Historia

Volumen 103 . 2022 Edición 2

Sembramos el futuro de la koa

En colaboración con Pacific Rim Tonewoods y otros socios de peso en Hawái, estamos impulsando el desarrollo de modelos sostenibles para la reforestación de koa y el cultivo de madera destinada a la construcción de instrumentos musicales para las generaciones futuras.

Leer la Historia

Volumen 103 . 2022 Edición 2

Codo con codo

Nuestro equipo de relaciones con artistas ha ido creciendo y evolucionando en respuesta a las necesidades cambiantes de los músicos

Leer la Historia

Artistas de Taylor
en directo en el
AmericanaFest 

Bajar

Mira las actuaciones íntimas en vivo de Brittney Spencer, Raye Zaragoza y Allison Russell del festival del año pasado en Nashville.

La edición del 2020 del Americanafest, el evento de celebración de la música tradicional norteamericana que se celebra anualmente en Nashville, tuvo que trasladarse íntegramente a territorio virtual. Pero el 2021 ha supuesto su retorno por todo lo alto con una serie de actuaciones de los talentos emergentes más brillantes del género. El pasado septiembre, nuestro equipo viajó a Nashville para acompañar a nuevos miembros de la familia de artistas de Taylor, como Brittany Spencer, Raye Zaragoza, Brock Gonyea o Allison Russell. Y estamos encantados de compartir varios vídeos de esas memorables actuaciones en la versión digital de Wood&Steel.



Historias Relacionadas

Volumen 102 . 2022 Edición 1

Novedades para el 22

El desfile de los próximos modelos de Taylor viene encabezado por una candente Grand Pacific con tapa flameada y flanqueado por nuevos miembros de la familia GT

Leer la Historia

Volumen 102 . 2022 Edición 1

Clases de guitarra: la acústica en el R&B, 2ª parte

El educador musical y guitarrista profesional Kerry «2 Smooth» Marshall comparte tres nuevas lecciones en vídeo para ayudarte a añadir unas pinceladas de soul a tu sonido.

Leer la Historia

Volumen 102 . 2022 Edición 1

Ganadores de los GRAMMY Latinos y otros artistas en la lista de reproducción de Wood&Steel

En esta recopilación ponemos el foco en la música de varios nominados a los premios GRAMMY Latinos y otros artistas de Taylor.

Leer la Historia